La prensa tradicional afronta de diferente manera el trascendental y espinoso camino hacia la transición digital aunque con dos elementos comunes: la fuerte caída de la difusión de sus ediciones impresas y el creciente peso de sus ediciones digitales en la facturación por publicidad.

Noticias relacionadas

Los datos a los que ha tenido acceso este diario indican que, en septiembre, el 41% de todos los ingresos por esta vía llegaron desde internet y la progresión es imparable. En este dato se incluyen todas las cabeceras impresas asociadas a la AMI, incluyendo generalistas, todos los regionales, deportivos y económicos.

Hace un año, en octubre de 2018, los ingresos de las ediciones digitales de los diarios impresos representaban el 36%, lo que demuestra el crecimiento de la facturación online frente a la caída de la impresa. Las cifras de septiembre de este año a las que ha tenido acceso este diario indican que en el comienzo de este curso la primera creció un 12,8% mientras que la segunda cayó un 8,14%.

No obstante, en cuanto al reparto de ingresos hay matices entre diarios. Por ejemplo, los económicos y los deportivos han realizado más rápida esta transición, mientras que los generalistas y, en especial, los regionales siguen teniendo una gran dependencia a la publicidad en papel.  

Publicidad por cabeceras

De esta manera, excluyendo el impacto de los diarios regionales -que avanzan más lento en la transformación digital- las cifras de publicidad de los once grandes diarios de difusión nacional que representan más del 40% de la difusión indican que ya más de la mitad de los ingresos de publicidad son digitales. 

En concreto, el 50,5% de los ingresos de publicidad totales ya son digitales para la suma de El País, El Mundo, La Vanguardia, ABC, El Periódico, La Razón, Expansión, Cinco Días, El Economista, Marca y AS. Entre los once diarios facturaron 32,7 millones de euros en publicidad en septiembre, de los que 16,8 millones fueron digitales. 

En el avance por cabeceras el periódico con el mayor porcentaje digital es AS con un 79% de ingresos digitales (2,3 millones frente a los 577.00 impresos), seguido del diario Marca con el 73% equivalente a 2,8 millones digitales y un millón impreso. Cierra el podio El Economista con un 62% con 638.000 y 381.000 euros, respectivamente.

El segundo grupo es de los diarios que han superado levemente sus ingresos impresos con su facturación digital. Es el caso de Cinco Días que llega al 55%, con 277.00 euros digitales y 224.000 euros impresos. Del mismo modo, El País y El Mundo llegan al 54,4% digital aunque con grandes diferencias en volumen: el diario de Prisa ingresó casi 3,8 millones por la vía digital, mientras que el de Unidad Editorial se embolsó casi 2,4 millones.

Datos de difusión

Finalmente los menos digitales son La Razón, con un un 16% de ingresos digitales, El Periódico con un 33%, Expansión con un 38%, La Vanguardia con un 40% y ABC con un 47% del total de su facturación por publicidad.

En septiembre de este año, la difusión de los seis diarios españoles de mayor tirada (suma de ejemplares vendidos en quioscos, suscripciones y venta en bloque) se ha reducido hasta las 451.148 copias, según las cifras de los propios diarios pendientes de certificar por la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD).

Este dato supone una caída de 1,1 millones de copias de media diaria, un 70% menos que en el año 2007, el momento de mayor difusión de la prensa impresa y el mismo año en el que nació el iPhone y con él los smartphones que han impulsado el despegue y consolidación de la prensa digital.