El papel no levanta cabeza y todo parece indicar que su lento declive ya no tiene solución. Los datos del Estudio General de Medios (EGM) conocidos este miércoles indican que el conjunto de los diarios en papel españoles sumó 8.969.000 de lectores diarios durante la segunda oleada de 2019. El dato sólo incluye papel, no las ediciones digitales. 

Noticias relacionadas

Este dato contrasta con el registrada hace exactamente una década, en la segunda oleada del EGM de 2009, cuando el número de lectores de prensa llegó a los 16.056.000. De esta manera, en solo diez años los lectores de diarios -entre los que se incluyen regionales, nacionales, generalistas, deportivos y económicos- cayeron en un 44,1% y perdieron la friolera de siete millones de fieles. 

La comparativa no es casual. En 2009, la crisis de la prensa comenzaba a dibujarse tras vivir durante 2007 y 2008 la época de mayores ingresos publicitarios de su historia. Luego vendrían decenas de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) en casi todas las empresas periodísticas, reducción de las tiradas, desplome de los ingresos publicitarios y un proceso de reconversión digital que todavía sigue en marcha.

Ha sido una década de irrupción de los teléfonos móviles inteligentes y de las redes sociales; por eso, estas cifras del EGM demuestran que el papel no ha sabido reciclarse a la nueva era de Facebook, Twitter y Google y que ha sucumbido ante los nuevos consumos y estrategias digitales. 

Las caídas por cabeceras

Esta caída en el número de lectores es un duro golpe para la prensa en papel. Los editores de prensa suelen quitar hierro al dato de difusión argumentando que intentan reducir costes poniendo menos diarios en la calle, pero el dato de lectores está menos contaminado y, en el caso del EGM, es la respuesta a una simple pregunta sobre si ha leído en los últimos días algún diario impreso.

Por cabecera, el impacto es diverso, aunque se nota un menor efecto en diarios regionales y locales que en los nacionales. De esta manera, Marca sigue siendo el diario más leído de España, pero se deja un millón de lectores en la última década. Ha pasado desde los 2,7 millones de junio de 2009 hasta los actuales 1,7 millones, un 38% menos. 

Peores datos tiene El País, que registró 1.042.000 lectores en el último EGM, la mitad de los 2,1 millones que tenía hace una década, según este mismo indicador. En el caso del diario AS, el impacto es similar a su homólogo deportivo. El diez años ha pasado de tener 1,3 millones de lectores diarios a los actuales 828.000, un retroceso del 37%.

Los regionales resisten mejor

El Mundo ha tenido un comportamiento similar a El País. El diario de Unidad Editorial cierra el curso con 692.000 lectores diarios, la mitad de los 1,3 millones que tenía hace diez años. En este periodo su audiencia se ha reducido un 48%. En el caso de su principal rival, el diario ABC, la caída ha sido de un 39%, desde los 728.000 a los 444.000.

La Vanguardia ha sido uno de los que menor impacto ha tenido, pasando de 716.000 lectores a 559.000, un 21,9% de retroceso. Lo mismo ha pasado con La Voz de Galicia que ha perdido un 11%, desde los 603.000 a los 536.000 lectores. Son un buen ejemplo de que los diarios regionales han caído menos que los de difusión estatal.

Cierran la lista de los más leídos Mundo deportivo, que perdió un 38% en una década, desde los 644.000 a los 399.000; El Periódico, que redujo sus lectores en un 48% hasta los 386.000 y Sport, que pasó desde los 637.000 a los 378.000, un 40,6% menos.

Mención aparte merece el diario 20 Minutos, último superviviente de la fiebre de los diarios gratuitos. Hace una década llegó a tener 3,5 millones de lectores, hoy solo tiene 631.000, una caída superior al 82%.