Pepa Bueno, en una imagen de archivo.

Pepa Bueno, en una imagen de archivo.

Medios RADIO

Pepa Bueno, en el punto de mira tras perder 407.000 oyentes desde el despido de Gemma Nierga

La diferencia entre 'Hoy por hoy' y 'Herrera en Cope' llega hasta los 148.000 oyentes, la menor diferencia de las últimas dos décadas.

Noticias relacionadas

Preocupación en Cadena Ser. La emisora registró sus peores resultados de las últimas décadas en el EGM de comienzos de abril. Sus 3.987.000 de oyentes de lunes a viernes le llevaron a bajar por primera vez en dos décadas por debajo de los cuatro millones, lo que se ha sumado al crecimiento de Cope que se disparó por encima de los 3,3 millones de oyentes.  

Esto significa registrar la menor diferencia entre las dos primeras emisoras y que por primera vez en este milenio se ponga en duda el liderato histórico y sin paliativos de Cadena Ser. Según los datos del último EGM, Cope está a solo 700.000 seguidores de diferencia de la Ser, la menor de la historia reciente y marcando una peligrosa tendencia para los intereses de la emisora de Prisa, acostumbrada a las mieles del éxito sin contrapesos.

Dentro de esta debacle y de una caída generalizada en todas las franjas, hay algunos comunicadores más señalados que otros. En este grupo encontramos a Pepa Bueno, presentadora de las mañanas desde 2012 junto con Gemma Nierga acompañándola en la segunda franja de Hoy por Hoy; y desde septiembre de 2017 con Toni Garrido

A Pepa Bueno se le achaca que no pudiese contener el espectacular crecimiento de Carlos Herrera en Cope y que no arrastre el suficiente número de oyentes al resto de franjas. La aritmética del EGM dice que el programa despertador es el eje de toda la parrilla y que mientras más oyentes consiga, mejor será el rédito para todos los espacios que le siguen durante lo que resta de día.

Efecto arrastre de Carlos Herrera

Este efecto se ha reproducido perfectamente en el caso de Carlos Herrera y todos los programas de Cope. El comunicador logró su mejor resultado histórico en la emisora de los obispos, lo que además ha enviado a máximos a las franjas de la tarde y de noche. En total, el comunicador registró 2.492.000 oyentes, esto es 148.000 oyentes menos que Hoy por Hoy, la menor diferencia desde 1999. 

El programa estrella de Cadena Ser llegó a los 2.640 (120.000 oyentes menos que el anterior EGM de finales de 2018) frente al crecimiento de 466.000 seguidores de Herrera en Cope. Si analizamos por franjas, Pepa Bueno registró 2.297.000 oyentes de seis a diez de la mañana (esto significó perder 97.000 fieles) por los 337.000 que mejoró Herrera (2.150.000 oyentes). La diferencia entre los primeros tramos de Pepa Bueno contra Herrera fue de 147.000 oyentes

En el segundo tramo, Toni Garrido llegó a 1.004.000 oyentes, (63.000 menos) frente a los 1.134.000 del tramo de Herrera (291.000 más) desde las diez de la mañana hasta las 13.00 horas. En este caso, la diferencia es de 130.000 a favor de Herrera.

No obstante, en la comparativa histórica reciente Pepa Bueno queda peor parada que Toni Garrido. En términos globales y sumando los oyentes de las dos franjas de Hoy por Hoy, ha perdido 632.000 oyentes en tres años (desde marzo de 2016) y 407.000 desde verano de 2017, fecha en que Gemma Nierga fue despedida de la emisora de Prisa.

Revisión de la parrilla de programas

La salida de la comunicadora catalana no solo no fue un catalizador de audiencias sino que ha significado una sangría que ha afectado en mayor medida a Pepa Bueno, pese a que no compartía franja con Nierga. El último EGM de Gemma Nierga, en verano de 2017, le reportó  1.147.000 oyentes y 2.680.000 a Pepa Bueno. 22 meses después, Toni Garrido registró 1.004.000 seguidores (143.000 menos) y Pepa 2.297.000, 383.000 oyentes de retroceso respecto de los datos del segundo EGM de 2017. 

Las fuentes consultadas por este diario indican que estos datos están siendo analizados al detalle en los cuarteles de Gran Vía 32 y que Pepa Bueno está en el punto de mira. Fuentes cercanas a la emisora reconocen que se están barajando cambios para detener la sangría en todos los programas, pero que esto no incluye cambios de presentadores. 

Con todo, antes de finalizar el curso radiofónico 2018-2019 se deben conocer los datos del EGM previo al verano y nadie descarta que si los resultados vuelven a ser malos y que si Herrera y Cope siguen recortando distancias, se acelerarán los planes de recambio y se replanteen la continuidad y recambios de algunos proyectos.