Javier Monzón, vicepresidente no ejecutivo de Prisa.

Javier Monzón, vicepresidente no ejecutivo de Prisa.

Medios PRENSA

Prisa busca cerrar la venta de Media Capital en las próximas semanas

El grupo tiene el objetivo “prioritario” y "urgente" de atar la operación antes de su ampliación de capital.

Noticias relacionadas

El grupo Prisa ha reactivado con “carácter urgente” la venta de Media Capital, el grupo audiovisual portugués cuya enajenación se truncó en junio del año pasado tras la negativa del regulador portugués de aprobar una operación con Altice. Después de once meses de trámites burocráticos, el editor de El País y Cadena Ser decidió abortar una venta que estaba valorada en unos 440 millones de euros. 

De esta manera, nueve meses después, Media Capital vuelve a estar en el mercado, según han confirmado a EL ESPAÑOL fuentes conocedoras de la operación. Un objetivo “prioritario y urgente” para la compañía que ha cogido fuerza y que ha llevado a sus principales directivos a ser proactivos en la promoción de la compañía y en su contacto con inversores.

El objetivo es poder cerrar la venta de Media Capital antes de seis semanas, cuando se cierre la actual ampliación de capital en curso. Las prisas del grupo tienen que ver con la necesidad de desapalancar la compañía, reducir su deuda y enviar una señal a los inversores desligándose de un negocio que no es prioritario ni estratégico y frente al que siempre ha existido voluntad de deshacerse de él.

Fuentes oficiales del grupo Prisa consultadas por este periódico indican que en estos momentos no hay ninguna oferta formal sobre la mesa para vender Media Capital, pero reconocen que es un activo por el que “nos preguntan constantemente por sus buenos resultados”. En 2018, la compañía portuguesa facturó 181,8 millones de euros y registró un Ebit -resultados operativos netos- de 33,6 millones.

Amortización de la deuda

Pese a sus buenos resultados, en los últimos años Media Capital ha sido un lastre contable de los resultados financieros de la compañía. En 2018, Prisa redujo su valor en 76 millones de euros, "ajustándolo a su valor contable razonable". De hecho, tras truncarse la venta de la compañía portuguesa Prisa aumentó en 112 millones de euros su deuda, ya que parte de su venta estaba destinada a amortizar su pasivo.

De esta manera, el hecho de haber ajustado contablemente el peso de Media Capital significa que todo el dinero recaudado podría dedicarse íntegramente a pagar deuda. Prisa refinanció su deuda en verano pasado y cerró diciembre de 2018 con un nivel de endeudamiento bancario neto de 928,6 millones de euros. 

Durante el curso pasado, la sociedad amortizó el pago de deuda por valor de 480 millones de euros procedentes de la anterior ampliación de capital. Esta refinanciación extendió el vencimiento de la deuda hasta noviembre y diciembre de 2020 sin ninguna obligación de amortización hasta este último mes. No obstante, en trece meses la compañía deberá abonar una amortización parcial de 275 millones de euros como parte de los compromisos suscritos con la banca acreedora.

Posibles compradores de Media Capital

Prisa indica que la no amortización de este importe no es un incumplimiento de los términos y condiciones de la deuda refinanciada, pero en caso de que no se cumpla se aplicaría un margen adicional del 1,5% (0,5% pagadero en efectivo y 1% capitalizable) a la deuda existente. En esta línea, el momento que se recaude por Media Capital podría ayudar a cubrir íntegramente este pago.

En cualquier caso, las fuentes consultadas por este periódico indican que, de producirse una venta en los términos que quiere Prisa, estaríamos en un montante inferior a los 440 millones acordados con Altice hace dos años. Fuentes del mercado indican que en estos momentos la compañía estaría valorada en unos 300 euros y en 250 millones en los libros de Prisa, aunque el precio final dependerá de muchos factores.

El primero es el carácter del comprador. El regulador portugués truncó la anterior venta de Media Capital porque consideró que Altice y Media Capital conformaban un monopolio de facto dentro del mercado audiovisual y de medios en Portugal. Es por ello que cualquier potencial interesado debería ser un actor que en estos momentos no es el más relevante en Portugal o algún grupo extranjero que quiera crecer en el país luso.