Javier Bardají, director general de Atresmedia Televisión, en una imagen de archivo.

Javier Bardají, director general de Atresmedia Televisión, en una imagen de archivo.

Medios TELEVISIÓN

Atresmedia activa la sucesión de Silvio González: Bardají es el elegido por Creuheras

El director general de Atresmedia Televisión da el primer paso para ser el futuro CEO del grupo editor de Antena 3 y La Sexta.

Noticias relacionadas

La sucesión no es inminente, pero ya se ha activado. Javier Bardají ha sido propuesto para suceder a Maurizio Carlotti como miembro del consejo de administración de Atresmedia. Y no es casualidad que la proposición -que con toda seguridad tendrá luz verde de la junta de accionistas de abril-  convierta al director general de Atresmedia Televisión en uno de los dos consejeros ejecutivos... junto con Silvio González, CEO del grupo audiovisual. 

Las informaciones confirmadas por EL ESPAÑOL indican que estamos ante el primer paso para que Bardají sea el CEO de Atresmedia en el futuro. Las fuentes consultadas no ponen fecha al recambio definitivo -”puede tardar meses”, dicen- pero todas coinciden en que estamos ante el primer paso de un proceso que ya no tiene vuelta atrás, por lo que, tarde o temprano, Silvio González terminará asumiendo un puesto solamente de representación para dejar en manos de Bardají la gestión de la compañía.  

Para ello Bardají ya ha puesto un pie en el consejo tras una carrera fulgurante en la compañía. En Antena 3 ha sido director de comunicación y marketing corporativo, director general de la División Multimedia, director de Contenidos y director general de Atresmedia Televisión. Ahora, su carrera se enfocará hacia una preparación para tomar las riendas de la compañía en el mediano plazo.  

En el máximo órgano de la compañía tendrá voz y voto en las decisiones corporativas, participará en las disputas del consejo y apoyará a Silvio González en todas las decisiones trascendentes. Este nombramiento le pone además oficialmente como el número dos de la compañía, una posición que ya ostenta desde hace meses, pero que hasta ahora no se confirmaba con un nombramiento formal. 

Transición tranquila, pactada... y lenta

La elección de Bardají como sucesor de Silvio González está tomada desde hace meses, pero no ha sido ahora que se comenzaran a quemar etapas. El director general de Atresmedia es el elegido por Mauricio Casals, el hombre fuerte de la cadena y quien está a cargo de los manejos políticos del grupo de comunicación y por José Creuheras, presidente de Planeta y del consejo de administración de Atresmedia. 

Casals valora que Bardají haya sido uno de los principales impulsores del fulgurante ascenso de La Sexta, una de las herramientas más efectivas de Atresmedia para llevar a los políticos a su terreno y para presionar a favor de los intereses personales del también presidente de La Razón. Una opinión que comparte Creuheras que le ve como el sucesor natural de un Silvio González cuya salida se comenzará a pactar en breve.

De esta manera, cuando se produzca la sucesión definitiva -algo que no será inminente- González pasará a tener un puesto de representación como el que tuvo el saliente Maurizio Carlotti. Una transición tranquila, pactada y acordada, como nos tienen acostumbrado en los cuarteles de Atresmedia. En junio de 2003, González pasó a formar parte del equipo directivo de Atresmedia como director general de Gestión y en julio de 2008 fue nombrado CEO.

Se mantendría en el consejo

En ese momento, Carlotti pasó a ser vicepresidente ejecutivo, un momento en el que perdió todos sus poderes efectivos en detrimento de González. Lo mismo ha pasado con Eduardo Olano, actual presidente de Atresmedia Publicidad, pero sin funciones ejecutivas desde julio de 2016 cuando José Miguel García-Gasco asumió como director general de esta división. 

Estamos hablando de retiros dorados a puestos de representación institucional. Precisamente, Olano sustituyó a Carlotti en Uteca como representante de Atresmedia en la patronal de las televisiones. Respecto de Silvio González se espera que su presencia en el consejo de administración de la compañía se mantenga por mucho tiempo, incluso como consejero ejecutivo más allá de su salida como CEO. Tal como Carlotti que ha estado una década en la compañía y en el consejo como vicepresidente.

En esta línea no se descarta que sea en un futuro también vicepresidente, un puesto que, en principio, desaparece temporalmente con la jubilación del exCEO, pero que se podría retomar cuando la sucesión se haga efectiva y se materialice el desembarco de Bardají -si nada se tuerce en los próximos meses- como máximo responsable de la compañía.