Julián Velasco, responsable de Trece y vicepresidente de Uteca.

Julián Velasco, responsable de Trece y vicepresidente de Uteca.

Medios TELEVISIÓN

Trece cede a las presiones y abandona la patronal de las TDT rebeldes

La cadena de la Conferencia Episcopal se marcha de la asociación presidida por Blas Herrero en plena guerra de DKiss contra el duopolio televisivo.

Noticias relacionadas

Trece, la cadena de televisión de los obispos, pidió hace un par de semanas su baja de la patronal de las pequeñas televisiones rebeldes, según ha podido confirmar EL ESPAÑOL con fuentes de la industria. Esta es la segunda televisión que abandona esta asociación tras la salida de Vocento en junio del año pasado.

La cadena de televisión de la Conferencia Episcopal se marcha de la Asociación Española de Televisiones Privadas Digitales Terrestres, de la que fue miembro fundador hace casi dos años, en medio de la guerra que vive DKiss con Mediaset y Atresmedia y que podría derivar en la salida de la TDT de Uteca. Desde hace más de un año, Trece ostenta una de las dos vicepresidente de la histórica patronal de la televisión.

La salida de Trece de la asociación que llegó a presidir se produce además en plena arremetida de Mediaset y Atresmedia contra las televisiones rebeldes a las que ha exigido que abandonen la patronal paralela bajo amenazas de expulsarles de Uteca, la única en la que están representadas todas las televisiones privadas de España.

Expediente de la CNMC

De hecho, las fuentes consultadas atribuyen la decisión de Trece a las presiones de los dos gigantes televisivos, que llevan meses pidiendo a las rebeldes que desistan en su cruzada para combatir el actual reparto publicitario de la televisión, que favorece claramente al duopolio de Mediaset y Atresmedia.

De esta manera, tras la salida de Trece y Vocento -por presiones similares- la  Asociación Española de Televisiones Privadas Digitales Terrestres queda conformada por Unidad Editorial, DKiss y Real Madrid TV. Desde su constitución, esta patronal paralela a Uteca, se han manifestado en contra del reparto televisivo de publicidad. 

Es así como desde Mediaset y Atresmedia culpan a esta asociación de la apertura del expediente por colusión en la CNMC. Conscientes de estas gestiones, los dos grupos han intentado silenciar y desactivar por todos los medios a estas televisiones, amenazando con expulsarles o incluso planteándose abandonar ellos mismos la actual patronal para fundar otra entidad sin los rebeldes.

Expulsión de DKiss

En su intento por expulsar a DKiss, que presidida por Blas Herrero ha sido la más beligerante contra el duopolio, Mediaset y Atresmedia aprobaron hace unos meses unos nuevos estatutos que prohíben que una televisión participe en otra asociación ajena a Uteca. Precisamente con esta nueva legislación intentaron las últimas semanas reunir sin éxito los votos necesarios para expulsar a la televisión de Blas Herrero.

Atresmedia y Mediaset reúnen doce votos (seis por cada uno), por lo que necesitan otros tres para hacer efectiva la salida de DKiss. Las mismas fuentes consultadas indican que tenían apalabrado el voto de Trece y el de Ten, pero no lograron cerrar el último sufragio necesario. Vocento y Unidad Editorial (con dos votos cada uno) y Real Madrid TV (con uno) manifestaron su intención de mantenerse al margen de cualquier beligerancia y optaron por ser neutrales en esta disputa.

Esto llevó a Atresmedia y a Mediaset a postergar una reunión que iba a tramitar la expulsión, en principio hasta la junta extraordinaria del próximo 14 de marzo. De momento, seguirán intentando presionar para conseguir el voto que les falta, pero las fuentes consultadas indican que lo pueden tener difícil.