Para nadie es un misterio que Carlos Herrera es sinónimo de éxito comercial en Cadena Cope. El comunicador fichó por la emisora en septiembre de 2015 y, después de muchos meses de negociaciones, en enero de 2018 renovaba su contrato hasta el año 2021. Una matrimonio, que pese a haber tocado techo en las audiencias sigue siendo uno de los más rentables de la radio española.

Herrera y la Cope nunca han confirmado el salario del presentador, pero fuentes cercanas indican que podríamos estar hablando fácilmente de seis o siete millones de euros, sin contar comisiones por contratos comerciales que podrían elevar de manera importante este fijo. No obstante, las fuentes consultadas indican que tener a Herrera en Cope, nunca mejor dicho, sale muy rentable.

Si hablamos de los números más recientes, la Cope facturó 110,9 millones de euros por publicidad en 2018, es un nuevo récord y un crecimiento del 6%, el más alto del mercado y por encima de la media del sector,que se situó en el 3,3%. El dato no es desdeñable si consideramos que todo el conjunto de los medios apenas ganaron un 2% y que otros soportes como la televisión redujeron ingresos.

Cope, el que más creció en 2018

Sin temor a equivocarnos, podríamos decir que Cope fue en 2018 el medio de comunicación no digital que más creció -en porcentaje- durante el año pasado. Y ya van tres años consecutivos, los mismos que Herrera lleva en la emisora. En 2017 ingresaron 104,6 millones y en 2016 103,1 millones. Antes de Herrera, la Cope apenas facturaba entre 80 y 86 millones, pero con el comunicador no bajan de los 100 millones y creciendo.

De hecho, con Herrera se han ingresado 318,6 millones de euros en tres años. Las fuentes consultadas indican que no todo este montante se debe a Herrera. De hecho, su programa ingresa bastante menos, pero nadie duda de la innegable influencia del comunicador en los anunciantes y en su peso en la parrilla comercial de todas las franjas de la emisora de los obispos.

“Los anunciantes siempre preguntan por Herrera primero, y luego por los deportes”, dicen fuentes de la emisora. Y lo cierto es que las acciones especiales del comunicador, como entrevistas en empresas o giras veraniegas por empresas regionales, son las que más valoran los patrocinadores. Sin Herrera, la Cope tenía una cuota publicitaria que superaba levemente el 20% y hoy se acerca al 28%.

Las audiencias se estancan, los ingresos suben

Los ingresos de Herrera se traducen en rentabilidad. Cope registró un beneficio de 6,5 millones de euros durante el ejercicio 2017, el segundo año completo con Carlos Herrera en su parrilla, los que se sumaron a los cuatro millones que se ganaron en 2016. Para 2018 también se esperan beneficios en la misma línea que 2017. Esto supondría acumular beneficios de más de 16 millones de euros en los tres años completos de Herrera.

En este punto, las cifras confirman una clara tendencia ascendente después de acumular pérdidas de 23 millones de euros entre 2010 y 2015. Estos beneficios se producen además en un contexto de tranquilidad para la emisora después de haber renovado a comienzos de año pasado a Carlos Herrera, su principal activo. El comunicador amplió su contrato por las próximas tres temporadas aunque pidió una reducción de sus horas en antena y una mayor libertad para gestionar sus apariciones.

Unos datos económicos que además se conocen en un contexto en que las cifras de audiencias de Herrera no han aumentado espectacularmente, pero sus ingresos siguen aumentando. En 2015 Herrera empezó como un obús registrando 1.925.000 oyentes en su primer EGM en Cope, una cifra que duplicó los registros de sus antecesores en su franja en tres meses en antena. No obstante, y diez oleadas después, el crecimiento ha sido apenas de 100.000 oyentes hasta los 2.026.000 de diciembre de 2018.