Carlos Herrera es sin duda el motor de crecimiento de Cadena Cope y todos sus resultados son mirados con lupa en la emisora de Alfonso XII. Precisamente las cifras del último EGM del año reflejan que Hoy por Hoy de Cadena Ser ha vuelto a aumentar su distancia, después de tres oleadas en que se recortaron las cifras hasta un mínimo de 697.000 oyentes de distancia en marzo del año pasado.

Noticias relacionadas

Una situación que ha causado cierta desazón en Cope porque, tras completar un año recortando brecha, ha visto que el nuevo aumento de Ser les aleja de su vocación de ser líderes. En septiembre de 2015 Carlos Herrera era fichado para intentar alcanzar el primer lugar de las ondas, un objetivo que en su cuarta temporada y tras firmar su renovación -por otros dos cursos más uno opcional- sigue sin producirse.

En 2015 Herrera empezó como un obús registrando 1.925.000 oyentes en su primer EGM en Cope, una cifra que duplicó los registros de sus antecesores en su franja en tres meses en antena. No obstante, y diez oleadas después, el crecimiento ha sido apenas de 100.000 oyentes hasta los 2.026.000 de diciembre de 2018. Y lo peor es que sigue manteniendo una gran distancia con Cadena Ser.

Nuevo contrato de Carlos Herrera

Precisamente en 2018 se acercaron más que nunca a la Ser, pero el programa de Pepa Bueno y Toni Garrido remontó en el último tramo del año y logró volver a marcar distancias. Esto ha convertido estas cuatro temporadas de Herrera en un carrusel en el que las diferencias han fluctuado entre los 1,2 millones y los 700.000. Es verdad que actualmente estamos en la parte baja de esta franja, pero no parece que las cosas vayan a cambiar en el corto plazo.

Y ese es precisamente el principal problema de Herrera: el tiempo. El comunicador renovó en enero del año pasado por dos cursos, de los cuales está cumpliendo el primero. Durante un año el periodista andaluz deshojó la margarita aduciendo problemas de agotamiento y la cercanía de su retirada de las ondas. De hecho, al firmar el nuevo contrato dejó clara su intención de tomárselo con calma y comenzar a temporizar sus intervenciones en antena.

¿Sustituto de Herrera?

Su renovación también estuvo unida a la certeza de que, al final de estos dos años, el proyecto siguiera creciendo cada vez más cerca del liderazgo y, de esta manera, poder ofrecerle a Herrera una renovación más a largo plazo. Sin embargo, las cifras de final del año pasado pone freno al proyecto y hace despertar las alarmas respecto de la posibilidad de que en el medio plazo Herrera se sienta motivado para poder continuar al mando de las mañanas de Cope. 

Esto se relaciona con el segundo gran problema de Herrera en Cope en las mañanas de la emisora. Nos referimos al sustituto de Herrera. Una de las obsesiones de la emisora es garantizar un sustituto que dé la talla y que pueda sustituir a Herrera cuando éste se retire. Una tarea nada fácil que, de momento, sigue sin ser abordada en la cadena de los Obispos y que puede ser un problema en la medida que Herrera no quiera hacer efectiva la renovación automática de un año que sería efectiva en la temporada 2020-2021.