Rosa María Mateo, administradora única de RTVE, en una comparecencia parlamentaria.

Rosa María Mateo, administradora única de RTVE, en una comparecencia parlamentaria.

Medios TELEVISIÓN PÚBLICA

Los telediarios de TVE se desploman y pierden 290.000 espectadores con Rosa Mateo

Noticias relacionadas

Las audiencias de los informativos de TVE se desplomaron durante los cinco meses de mandado de Rosa María Mateo y de su directora de Informativos Begoña Alegría. Los datos son demoledores e indican que la media de todas las ediciones desde agosto -cuando llegó la nueva administración a la cadena pública- perdieron 290.000 espectadores, el 15% de la audiencia que heredaron de José Antonio Sánchez y su director de informativos José Antonio Gundín.

En total, la media de los cinco meses de Rosa María Mateo -sin simulcast- fue de 1.694.000 espectadores frente a los 1.984.000 de audiencia registrados entre agosto y diciembre de 2017, lo que se traduce en una caída cercana al 15%. Esto significa que los informativos de TVE, que en 2017 habían recuperado el liderazgo, pasaron al tercer lugar después de Antena 3 y Telecinco.

Mientras, la cadena de Atresmedia ganó 185.000 espectadores en la media de los cinco meses (hasta los 1.934.000 espectadores), Telecinco perdió 65.400 hasta 1.793.000 seguidores de media, La Sexta se dejó 138.800 hasta 1.049.000 y Cuatro perdió 144.800 hasta los 564.600 espectadores.

Diciembre, uno de los peores meses

Este dato no es baladí, ya que uno de los principales objetivos de Rosa María Mateo como administradora única ha sido recuperar la credibilidad de los informativos públicos. Para ello nombró a Begoña Alegría como directora de informativos en agosto y descabezó la cúpula de altos cargos y presentadores.

Cinco meses después de los cambios, continúan las críticas de falta de pluralidad, pero desde quienes fueron cesados en sus cargos en agosto y acusados en el pasado de manipulación por los Consejos de Informativos. De momento, el Consejo de Informativos de TVE no ha vuelto a realizar críticas sobre la manipulación, por lo que las audiencias se quedan como el único barómetro objetivo para analizar el éxito -o fracaso- de los cambios. 

Y en este punto los nuevos informativos de TVE no han dado la talla. Desde la nueva administración piden tiempo para que se asienten los cambios, pero tras cinco meses de rodaje se aprecia una negativa tendencia que no se revierte. De hecho, el segundo peor mes hasta el momento ha sido precisamente diciembre. En el último mes, los informativos se han dejado 371.000 espectadores comparados con igual mes del año pasado.

Cambio de línea ideológica

En agosto perdieron 137.000 espectadores de manera interanual, en septiembre 394.000, en octubre 218.000 y en noviembre 330.000. En el caso de diciembre, los mayores desplomen se han producido en franjas en las que fueron líderes en el pasado. Solo en diciembre, el mediodía de Ana Blanco perdió 418.000 espectadores hasta los actuales 1,6 millones. En las noches, Carlos Franganillo se ha dejado casi una cuarta parte de su audiencia perdiendo 686.000 espectadores hasta los 1.891.000.

Los analistas consultados por este periódico indican que el cambio de línea ideológica ha penalizado a la cadena pública. En 2017 su cercanía al PP y a posturas conservadoras les llevó a recibir múltiples críticas por manipulación, pero se convirtió en una máquina de generar audiencias entre sus espectadores más conservadores. Por el contrario, y con Rosa María Mateo al mando, se ha producido una cercanía a la izquierda generando una estampida de estos sectores más cercanos a la derecha.

“Es un tema de mercado”, apuntan a este diario los expertos. En el espectro de izquierdas La Sexta tiene ganada una batalla donde es imposible hoy por hoy discutirle la supremacía. Por el contrario, Antena 3 ha sido la cadena que más ha ganado espectadores en estos cinco meses ya que ha logrado situarse ideológicamente en el espectro que antes ocupaba La 1. No en vano, la cadena privada ha ganado 185.000 espectadores, por los 290.000 que se ha dejado la pública.