Silvio González Moreno, consejero delegado de Atresmedia

Silvio González Moreno, consejero delegado de Atresmedia Atresmedia

Medios MERCADOS

El duopolio se hunde en Bolsa: Atresmedia pierde un 50% y Mediaset un 40%

Noticias relacionadas

Triste final de año para los dos gigantes audiovisuales. Atresmedia y Mediaset ha registrado en la jornada del jueves sus peores resultados bursátiles en más de seis años. El editor de Antena 3 cerró en 4,33 euros, solo comparado con el de finales de desde diciembre de 2012, mientras que Mediaset lo hizo en 5,46 euros, el más bajo desde noviembre de este mismo año, el momento de mayor debilidad de estas televisiones durante la pasada crisis económica.

Datos que han hundido la valoración de las dos compañías en la Bolsa de Madrid. Atresmedia ya ha bajado de la barrera sicológica de los mil millones de euros -ayer cerró a menos de 980 millones, el equivalente a su facturación anual-, muy lejos de los 2.600 millones de 2014, los 2.300 de 2016 o los 1.960 del año pasado. De esta manera, en solo doce meses la cadena se ha dejado un 50% de su valoración.

Por su parte, Mediaset mantiene un valor bursátil menos a los 1.800 millones tras dejarse un 40% de su valor en lo que va de año. En 2014 valía 4.200 millones, en 2016 3.600 millones y el año pasado 3.100 millones de euros. Entre las dos han perdido 2.345 millones de euros en Bolsa desde que comenzó el año, en lo que es el mayor desplome en al menos el último lustro para estas compañías.

Caída de los ingresos publicitarios

Estos resultados ponen el colofón a un irregular año para las televisiones en abierto y en especial para los dos gigantes televisivos. En este curso han reducido por primera vez sus ingresos en un lustro y todas las previsiones indican que reducirán en al menos un 3% sus ingresos por publicidad durante el año 2018. La televisión ha cambiado y Atresmedia y Mediaset están tardando en hacer las reformas estructurales para adaptarse a los nuevos consumos.

Los analistas consultados indican que estas dos cadenas no presentan, de momento, mayores esfuerzos por abordar la digitalización, por apostar por nuevas formas de consumo y que siguen uniendo sus estrategias a la televisión tradicional, acorralada en todo el mundo por nuevas plataformas como Netflix, HBO o OTT de operadores tradicionales como Disney.

Sobre estas dos cadenas pesa además la investigación de competencia. La CNMC investiga desde febrero de este año a las dos televisiones por colusión publicitaria, en un expediente que se podría saldar con millonarias multas de hasta el 10% de su facturación -100 millones de euros cada uno- y que abriría la puerta a millonarias demandas valoradas en hasta 5.000 millones de euros, de parte de los perjudicados por sus cuestionadas y restrictivas prácticas comerciales.    

Fallo del expediente en las próximas semanas

Frente a esta situación, las dos cadenas propusieron a la CNMC un procedimiento de terminación convencional que se salde con una serie de compromisos, pero sin multa y sin fallo en su contra. Este pacto que, de momento, Competencia ha desestimado, ya ha sido puesto en marcha por Atresmedia que hace una semana anunció el fin de la pauta única publicitaria, uno de sus prácticas más cuestionadas que se investiga como parte de la colusión con Mediaset. 

La cadena ha vendido este cambio como una revolución necesaria en su evolución comercial, cuando en realidad ha hecho un guiño a Competencia para intentar minimizar el impacto del expediente que, según las fuentes consultadas por este diario, tiene muchas papeletas para fallarse en su contra. Estas mismas fuentes indican que la etapa de instrucción está cerrando sus últimos flecos y que la idea es fallar en las próximas semanas.

Del mismo modo, en el mercado existe la sensación de que el expediente se fallará en su contra, en primer lugar porque es una investigación abierta de oficio por el propio regulador para la que llevaba varios meses recopilando información y antecedentes. El propio presidente de la CNMC José María Marín Quemada, ha dicho en varias ocasiones públicamente que la concentración de la publicidad en televisión de estos dos grupos no es buena para el mercado.