En medio de la dura guerra mediática que libra el gobierno socialista de Pedro Sánchez, el Presidente de Gobierno ha encontrado un insospechado apoyo en Joseph Oughourlian, dueño de Amber Capital, el fondo activista que es el mayor accionista del grupo Prisa con el 27% del capital. 

Noticias relacionadas

Las informaciones confirmadas por este diario con el entorno del empresario armenio indican que éste se ha reunido en al menos cuatro ocasiones con Sánchez en sus seis meses como inquilino del Palacio de la Moncloa. Estas mismas fuentes apuntan a que su relación es muy cordial y que mantienen una interlocución directa. 

En estas reuniones -la última la semana pasada- suelen hablar sobre política y sobre el panorama mediático español. Unos encuentros en los que se ha demostrado que tienen bastante sintonía en muchos de estos temas. Una situación que contrasta con su relación con el anterior presidente de la compañía Juan Luis Cebrián, al que  Pedro Sánchez candidato a Moncloa acusó de un bloqueo mediático por no apoyar a Mariano Rajoy en su investidura en 2016.

Giro de Prisa a la izquierda

Precisamente, Amber fue uno de los principales impulsores de la salida definitiva de Juan Luis Cebrián  en abril de este año y del giro hacia la izquierda del diario El País, que desembocó este año en la llegada de Soledad Gallego Díaz como directora de la cabecera.

Amber es un fondo que busca la rentabilidad de sus inversiones y tras la salida del histórico presidente de la compañía advirtieron que los medios del grupo debían recuperar el espectro ideológico más cercano a la izquierda. 

El objetivo era volver a sus orígenes y recuperar los lectores perdidos en la época de Antonio Caño, consiguiendo además recuperar posiciones comercialmente en una audiencia que tiene menos medios de comunicación de referencia y donde son claramente líderes.

En el caso de los encuentros que se han producido hasta ahora, Sánchez le ha transmitido a Oughourlian que se encuentra “fuerte y seguro” y éste le ha detallado los planes de expansión del editor español. Quienes están al tanto de estas conversaciones creen que se podría estar forjando una alianza en la que Sánchez consigue el apoyo mediático de Prisa y el dueño de Amber, apoyo político para sus planes de expansión en la compañía.

¿Quién es Oughourlian?

Joseph Oughourlian es una figura controvertida, pero sobre todo un hombre de negocios. Comenzó su carrera en Société Générale en París en 1994 y se trasladó a Nueva York en 1996. En 1997 comenzó a gestionar participaciones directas de Société Générale en Nueva York, lo que le llevó a crear Amber Fund en octubre de 2001 y Amber Capital en 2005.

En el sector se recuerda su histórica intervención en la junta extraordinaria de accionistas de Prisa de finales de 2017 cuando acusó a Juan Luis Cebrián de fagocitar la compañía y de intentar conservar el poder a cualquier precio. En esa junta el hasta ese momento primer ejecutivo renunció a la presidencia de la compañía.

Un encontronazo que puso fin a más de un año de lucha para desbancar a Cebrián y pacificar la compañía. Directo y conocedor de la cultura y la realidad mediática española, Oughourlian rechaza la etiqueta de fondo buitre con la que muchos etiquetan a Amber. Prueba de ello, son los proyectos de crecimiento que tiene para el editor de El País y Cadena Ser, siempre en sintonía con el actual equipo gestor, a quienes -por primera vez en un lustro- les han dado plenos poderes y confianza para generar valor en la compañía.

Ampliación de capital de Prisa

Como ya contó este periódico, entre sus planes está seguir creciendo y superar su 27% de participación en el grupo editor, sin descartar una Opa al grupo en el mediano plazo. En este contexto se enmarca además la puesta en marcha de una ampliación de capital que Amber -y los principales accionistas- están impulsando para apoyar los planes de crecimiento del editor de El País.

Esta ampliación de capital que podría ser abordada en la reunión del consejo de administración de la próxima semana, tiene como objetivo obtener recursos para el pago de su deuda y así compensar los 313 millones de euros que dejaron de amortizar por el fracaso de la venta de Media Capital. También intentaría reordenar su capital sacando fondos extranjeros y dando entrada a empresas españolas. Entre los proyectos de crecimiento está el poder inyectar dinero en Santillana, con la posibilidad de hacerse con el 100% del accionariado.

Principales accionistas

Después de la última ampliación de capital que salvó a Prisa del desequilibrio patrimonial y tras la salida de Juan Luis Cebrián, el grupo está en manos de Amber con casi un 27%, seguido del banco HSBC con el 10%, Oviedo Holdings con el 10%, Telefónica con el 9,4%, los Polanco (Rucandio) con el 8,4%, Adar Capital con un 7,3%, Roberto Alcántara con el 5,1% y Santander con el 4,1%.

Una composición a la que se llegó después de que accionistas como Telefónica o Caixabank decidieran no suscribir nuevas acciones y, por tanto, diluyeron su capital. En sus balances Telefónica mantiene a Prisa como un activo disponible para venta, lo que no significa que quiera vender, pero da cuenta de que no es una inversión estratégica para la operadora de telecomunicaciones.