Valentino Rossi, del equipo Yamaha, patrocinado hasta este noviembre por Movistar.

Valentino Rossi, del equipo Yamaha, patrocinado hasta este noviembre por Movistar. KIMIMASA MAYAMA Agencia EFE

Medios TELEVISIÓN

Movistar+ mantiene en el aire la renovación del Mundial de MotoGP para 2019

El próximo 18 de noviembre se disputará el Gran Premio de la Comunidad Valenciana de motociclismo, poniendo fin al campeonato 2018, que en su categoría reina ha coronado a Marc Márquez y a Jorge Martín en Moto3. Se abre así un un periodo de cinco meses para que comiencen las pruebas en marzo del próximo año, una temporada -de momento- sin televisión en España

Movistar+, que desde hace cuatro años tiene los derechos de la competición en nuestro país, finaliza su contrato este mes de noviembre. Y hasta ahora sigue sin cerrar la renovación del mundial de MotoGP para las próximas temporadas. Las informaciones confirmadas por EL ESPAÑOL indican que la intención de Telefónica es renovar bajo la premisa de que siempre quieren tener “los mejores contenidos”, pero no a cualquier precio. 

Este diario ha podido saber que las negociaciones con Dorna, el dueño de la comercialización del campeonato, se han mantenido en los últimos seis meses, pero que todavía no se ha podido cerrar un acuerdo, por las elevadas pretensiones del dueño de los derechos.

Fin del patrocinio de Yamaha

Unas negociaciones que se han enfriado a partir del verano y después de que Telefónica haya adquirido los derechos de la Champions League y LaLiga por unos 4.000 millones de euros, lo que ha hecho a la compañía tomarse con calma la compra de nuevos derechos.

El aumento de esta inversión, además, ha incluido la compra de ligas internacionales de fútbol, la renovación de la NBA y la Fórmula 1 por tres años más, lo que ha provocado que Telefónica se haya replanteado su política de patrocinios.

Como ha informado este diario, en julio la operadora de televisión renunció a seguir patrocinando a la Selección Española de Fútbol y terminó su relación de principal sponsor del equipo Yamaha, cuya última carrera juntos será en Valencia en dos semanas.

¿Vuelta a la televisión en abierto?

En el caso de los derechos de emisión, se están barajando diferentes opciones para rebajar la factura a Telefónica, entre las que se encuentra que el operador ya no tenga los derechos en exclusiva. En este sentido, desde Dorna no descartan la puesta en marcha de un canal propio en Internet donde se puedan ver algunos grandes premios que complementen la oferta de Movistar+.

Antes de que Telefónica tuviese en exclusiva en mundial de MotoGP, La 1 y Telecinco habían emitido el campeonato en abierto. TVE fue la encargada de retransmitir las carreras hasta 2012, año en el que tomó el relevo Telecinco. La cadena de Mediaset ofreció el campeonato al completo ese año y el siguiente, para luego ir perdiendo presencia progresivamente hasta 2016 con solo cuatro carreras.

No obstante, en el sector pocos creen que el campeonato podría volver a la televisión en abierto. En los últimos cinco años, y precisamente por la irrupción de Telefónica, el mercado ha migrado hacia un modelo exclusivamente de pago, dejando a la TDT sin grandes eventos deportivos de carácter anual. 

Apuesta por el motociclismo

Con todo, Telefónica ha sido una de las compañías que más fuerte ha apostado por el motociclismo en el último lustro. Desde el año 2014 emite el Mundial de MotoGP y todas sus categorías menores gracias a su canal exclusivo en Movistar+. Desde 2014 es también el principal patrocinador del equipo Yamaha, que actualmente cuenta entre sus filas con el histórico Valentino Rossi entre sus filas y con el español Maverick Viñales.

El Mundial de MotoGP es parte fundamental del paquete de derechos deportivos premium de Movistar. El último trimestre del año pasado ya renovaron los derechos del campeonato de Fórmula 1 -adquiridos en 2015- por los próximos tres años y después de varios meses de negociaciones que fructificaron casi al filo del comienzo de la nueva temporada 2018.

Para Movistar, tanto la Fórmula 1 como MotoGP, son dos pilares fundamentales de toda su estrategia audiovisual deportiva y su apuesta por el motor. Recordemos que la operadora compró los derechos de estas dos competiciones incluso antes de que adquiriera Digital + al grupo Prisa en 2015.