Silvio González Moreno, consejero delegado de Atresmedia

Silvio González Moreno, consejero delegado de Atresmedia Atresmedia

Medios TELEVISIÓN

El duopolio televisivo reduce ingresos y beneficios por primera vez en siete años

No ha sido el mejor año para Mediaset y Atresmedia. La publicidad repliega posiciones, las nuevas plataformas ganan peso y las cadenas de pago se han posicionado como una verdadera alternativa, lo que ha reducido sus ingresos y ha enfriado sus beneficios. Si sumamos los resultados de Mediaset y Atresmedia en los primeros nueve meses del año vemos que, por primera vez desde 2011, su facturación y beneficios interanuales se ha reducido.

Tras la presentación de resultados de Mediaset este miércoles se ha constatado que la facturación conjunta de los dos grupos llegó a los 1.443 millones de euros. Esto es trece millones menos que hace un año, lo que además significa volver a los niveles de 2015. 

Lo mismo pasa con los beneficios. En los primeros nueve meses de 2018 suman ganancias por 233 millones de euros, 16 millones menos que los 249,5 millones registrados en 2017. Desde 2012 los beneficios no habían hecho más que crecer cuando este curso se redujeron las ganancias, desde los 154 millones de 2011.

Caída del 3% en la publicidad

Estas cifras certifican un frenazo para un negocio que no ha hecho más que crecer desde el fin de la publicidad de RTVE y la aprobación de las respectivas fusiones entre Telecinco-Cuatro y Antena 3-La Sexta. De hecho, la última vez que las dos cadenas habían reducido su facturación y su beneficio al mismo tiempo fue en 2011 al calor del bajón generalizado del sector publicitario y en medio de la última crisis económica.

En contraste, este año la caída de Mediaset y Atresmedia no se produce en medio de un retroceso generalizado del sector publicitario, ni menos por una ralentización económica. Por el contrario, las últimas cifras de Infoadex y las previsiones de Zenith Media indican que el sector en general cerrará el año con cifras de crecimiento y que incluso la televisión mejorará sus datos, con el lunar de los dos grandes grupos.

Las fuentes consultadas por este diario indican que las previsiones del mercado apuntan a una caída del 3% en los ingresos de Mediaset y Atresmedia al cerrar este año, lo que debería mantener la tendencia de facturación y de beneficio de los primeros nueve meses del año. Unos datos que cerrarían un mal año para los dos grupos que están a la espera del fallo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que investiga a las dos cadenas por colusión.

Investigación de la CNMC

Una investigación que pone bajo la lupa su situación de duopolio publicitario. Y es que pese al recorte de sus ingresos, las dos cadenas suman el 85% de los ingresos de la televisión con poco más del 50% de la audiencia. La investigación del regulador ha puesto el foco en la relación de estas cadenas con sus agencias de medios y sus procesos de contratación que podrían "dificultar injustificadamente la entrada y expansión de terceros operadores en el mercado de la publicidad televisiva en España".

Infracciones consideradas como muy graves que podrían ocasionar multas de hasta el 10% de su facturación anual. En este supuesto, y según sus últimos resultados, cada uno de los grupos podría pagar hasta 100 millones de euros, 200 millones en total. Del mismo modo, en el sector se calcula que se podrían exigir indemnizaciones por valor de 4.700 millones de euros, si el expediente demuestra que se manipuló el mercado publicitario.

Caídas en Bolsa

Un tercer foco de conflicto para las dos cadenas es su cotización en Bolsa. Atresmedia llegó a perder un 50% de su valor bursátil hace dos semanas, aunque en los últimos días ha remontado. En estos momentos su capitalización es de 1.170 millones de euros, un retroceso del 40% respecto de los 1.963 millones de comienzos de enero. Con todo, el retroceso en los últimos años ha sido evidente: desde 2014 se ha dejado 1.443 millones en la Bolsa de Madrid.

En el caso de Mediaset la caída es menos pronunciada, aunque no por ello menos preocupante. El editor de Telecinco mantiene una capitalización de 2.106 millones, un 33% menos que los 3.151 millones que cotizaba en enero. Desde 2014 la pérdida ha sido de 2.143 millones de euros solo en capitalización bursátil.