Junta de Accionistas de Vocento de 2017 con Fernando Yarza al fondo a la izquierda.

Junta de Accionistas de Vocento de 2017 con Fernando Yarza al fondo a la izquierda.

Medios PRENSA

Vocento pospone su consejo extraordinario y deja el futuro de su CEO en el aire

Las aguas bajan revueltas en Vocento. El consejo de administración del grupo ha acordado a última hora de hoy la suspensión del consejo extraordinario que se iba a realizar este miércoles para debatir el futuro del consejero delegado Luis Enríquez, cuya salida lleva meses exigiendo -sin los apoyos necesarios- el presidente del grupo Santiago Bergareche.

Bergareche iba a poner sobre la mesa -por cuarta vez en menos de cuatro meses- su propuesta de sustituir al principal ejecutivo de la compañía, consejero delegado del editor de ABC desde el año 2012, mientras que una parte del consejo iba a intentar la pacificación del conflicto. No obstante, la reunión se ha suspendido sin una nueva fecha a la espera de los resultados que deberá presentar la compañía el próximo 14 de noviembre.

Algunas fuentes indican que el aplazamiento de esta reunión busca acercar posturas, aunque otras indican que servirá a Bergareche para seguir ganando tiempo de cara a encontrar los apoyos necesarios para desbancar a Enríquez. De hecho, en los últimos días el Presidente de Vocento había redoblado esfuerzos para intentar convencer a los consejeros del grupo de la necesidad de relevar al primer ejecutivo de la compañía. 

En estos momentos, el consejo de la compañía está compuesto además de Bergareche y Enríquez, por Ignacio Ybarra, Soledad Luca de Tena, Álvaro de Ybarra, Gonzalo Soto, Enrique de Ybarra, Carlos Delclaux, Gonzalo Urquijo y Fernando de Yarza.

Los Ybarra y las hermanas Luca de Tena

En el aire se encuentra la opinión de los Ybarra y las hermanas Luca de Tena. Hasta ahora -y ante las arremetidas del presidente de las que ha informado El Confidencial- no han querido mover ficha y se han mostrado fieles a la actual estructura de la compañía. No obstante, mantener apoyos fieles dentro del consejo de Vocento es tan difícil como encontrar agua en el desierto.

Si conocemos la historia de las enemistades de las familias fundadoras de Vocento, se puede inferir que no hay que dar nada por supuesto y que éstas pueden pasar de una división irreconciliable a una votación en bloque en cuestión de horas.

Con todo, en el grupo indican que las divisiones del consejo no pueden seguir paralizando la toma de decisiones estratégicas de la compañía. Por el contrario, si Bergareche logra su objetivo estaríamos en una nueva etapa dentro del grupo con la salida de Luis Enríquez, tras seis años al mando como consejero delegado, periodo en el que se ha impulsado su transformación digital y la diversificación de sus negocios. 

Diversificación del negocio

Bergareche ha querido desbancar a Luis Enríquez para situar en su lugar a “alguien de la casa”, es decir, un directivo de su confianza. En el grupo no entienden bien sus motivaciones por motivar este cambio. De hecho, en sus argumentos para forzar la salida de Enríquez se esboza una tímida crítica por el desarrollo del negocio, por el estancamiento de la facturación impresa y por su plan de futuro. 

Dentro de la compañía se indica que, durante su gestión, Enríquez ha logrado transformar la empresa, que precisamente a comienzos de la década se enfrentó a duros ajustes y a la fuerte reducción de sus márgenes. Desde su llegada, el consejero delegado ha apostado por reducir el negocio con la venta del diario Qué! y el alquiler de las frecuencias de radio y televisión.

Al mismo tiempo se han reducido los costes, se ha racionalizado la distribución en papel y se ha apostado por el pago por contenidos digitales en las cabeceras regionales. Ello, de la mano de la diversificación en negocios ajenos a prensa como la gestión del Madrid Fusión y la compra de productoras de televisión y agencias de comunicación. 

Beneficio de 324.000 euros

Enríquez también ha trabajado en las sinergias entre grupos de comunicación. Hace un año se cerró un acuerdo con Prisa para imprimir en las rotativas de Vocento todos los diarios del grupo -El País, Cinco Días y AS- y hace unas semanas acordaron la comercialización conjunta de su publicidad digital. 

Pese a ello, la empresa no ha podido abstraerse al mal momento de la prensa que lleva una década lastrando sus resultados, debido a la caída de los ingresos por venta de ejemplares y retroceso de la publicidad en todos los soportes. La compañía presenta resultados de los nueve primeros meses del año el próximo 14 de noviembre, tras lograr un beneficio de 324.000 euros en el primer semestre, frente a las pérdidas de 2,4 millones que registró el año anterior.