El presidente del Grupo Planeta, Jose Creuheras, durante la rueda de prensa. EFE.

El presidente del Grupo Planeta, Jose Creuheras, durante la rueda de prensa. EFE.

Medios MERCADO AUDIOVISUAL

Creuheras busca refugio en Roures en plena arremetida de los Lara en Atresmedia

Las aguas bajan revueltas en Planeta. Después de decidir el cierre de su sociedad patrimonial, Inversiones Hemisferio, con una pérdida aproximada de 400 millones de euros, la familia Lara -dueña de la editorial- busca un mayor control de su inversión más importante: Atresmedia, compañía de la que poseen el paquete de control con el 41,7% a través de Pasa Cartera y Planeta de Agostini.

Las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL indican que quieren establecer este control al margen de José Creuheras, presidente de las dos compañías y desde marzo de este año representante omnímodo del poder de la familia en el grupo audiovisual, tras la expulsión de José Lara García del consejo del segundo grupo audiovisual español.

Un control que pasa, según estas mismas fuentes, por situar a un miembro de la familia en uno de los sillones del consejo de Atresmedia y así controlar a Creuheras, con quien las relaciones se han tensado en los últimos meses en plena guerra por el control de la familia y de la compañía. Cuando en marzo se apartó a Lara García, tras cesarle como consejero delegado de Planeta, Creuheras eligió a su mano derecha Carlos Fernández, para sustituir a Lara en el consejo de la televisión.

Nuevos consejeros de Planeta

Antes del verano Creuheras tuvo el primer encontronazo con las hermanas Lara, las dos últimas supervivientes de la segunda generación de los dueños de Planeta y que ostentan el 48% de la compañía. Le culpan de ser responsable de la pérdida patrimonial de la familia que se ha acelerado en las últimos meses y, para vigilarle, han colocado dos nuevos miembros en el consejo de Planeta: Fernando Lara Bosch y Laura Falcó.  

Frente a estos movimientos, Creuheras ha buscado refugio en uno de los accionistas minoritarios de Atresmedia, Jaume Roures, que a través de Imagina controla el 4,23% de la compañía. Las informaciones confirmadas por este diario indican que Creuheras se reunió con Roures este verano en Cataluña, una cita enmarcada en un contexto cordial para analizar éste y otros temas que afectan las inversiones de las dos compañías.

Consejo de Atresmedia

Actualmente, el consejo de Atresmedia tiene cuatro representantes de Planeta: su presidente José Creuheras, que por extensión es presidente de Atresmedia desde el fallecimiento de José Manuel Lara Bosch en febrero de 2015; Mauricio Casals, conseguidor del grupo y presidente del diario La Razón; Marco Drago en representación de Agostini; y Carlos Fernández, en su condición de vicepresidente Ejecutivo de Planeta Corporación.

Para entrar en el consejo de la tele, la familia Lara tiene dos vías: la primera es entrar en un sillón de un consejero independiente, una situación poco probable que iría en contra de las normas de buena gobernanza; y la segunda es ocupar el sillón de Casals o el de Fernández. Fernández tiene la justificación de que es el segundo ejecutivo de la compañía, pero Casals tiene cada vez menos razones para tener un sillón en el consejo del grupo audiovisual.

No será fácil entrar en el consejo de Atresmedia, pero el movimiento sería una prolongación de la llegada de dos nuevos miembros al consejo de Planeta durante el verano, una estrategia para establecer un mayor control al poder de Creuheras.  El pasado 18 de junio se incorporaron al consejo de administración Laura Falcó Lara y Fernando Lara Hoces.

Debilidad bursátil de Atresmedia

Dos representantes de la tercera generación de la familia y nietos del fundador del grupo José Manuel Lara Hernández. Fernando Lara Hoces es hijo de Fernando Lara Bosch, destinado a ser el heredero del imperio de Planeta, pero fallecido en 1995 con 38 años, mientras que Laura Falcó es hija de Inés Lara. De concretarse el interés de la familia de entrar en Atresmedia con un miembro del consejo, éstos serían sus principales candidatos.

Por otro lado, si Creuheras se opone a este interés podría estallar una guerra dentro de Atresmedia que salpicaría a Planeta. El presidente de los dos grupos ha buscado apoyo en Jaume Roures, mientras que la actual debilidad de la acción de la compañía audiovisual abre la puerta a los viejos rumores de OPA. Para nadie es un misterio que con una acción a 5,45 euros y una capitalización bursátil de 1.230 millones de euros, Atresmedia es una empresa altamente opable.

De hecho, hace un año y antes de que Creuheras apartara a José Lara de la dirección de Planeta con el apoyo de las hermanas Lara, ya había rumores en el mercado de un eventual aumento de Mediapro en el capital de Atresmedia. Y doce meses después la situación es mucho más propicia para Jaume Roures: Atresmedia cotiza en mínimos, los Lara tienen problemas patrimoniales y Mediapro tiene el apoyo de Orient Hontai Capital, su nuevo dueño que prometió dar un impulso inversor a la compañía.

Patrimonio de los Lara

A cierre de mercado, el paquete de control de Planeta en Atresmedia solo vale 504 millones de euros, tras reducir su valor en un 43% durante la gestión de Creuheras. Nunca ha sido tan barato comprar Atresmedia y los principales inversores lo saben. Del mismo modo, los Lara atraviesan por problemas patrimoniales.  EL ESPAÑOL ya publicó que Inversiones Hemisferio, el vehículo que articula toda la inversión de las cuatro ramas de la familia, se encuentra en proceso de liquidación, lo que en unos meses desembocará en el cierre de la sociedad.

Esto significa que la familia perderá al menos 400 millones de euros, el equivalente a los activos computados en los libros de la sociedad al momento de su cierre. Esta liquidación se ha puesto en marcha después de que la patrimonial realizase un duro proceso de ajustes y de ventas para saldar su deuda de más de 700 millones de euros y tras esquivar in extremis el concurso de acreedores al que se vio abocada a comienzos de este año. Y ya no quedan más opciones para hacer caja tras vender su participación en el Banco Sabadell, enajenar la editorial Editis y vender su la sede de Planeta en Barcelona.

Del mismo modo, en febrero de este año los accionistas de Imagina Media Audiovisual (matriz de Mediapro) vendieron al fondo chino Orient Hontai Capital el 53,5% de la compañía dejando el control en manos de Jaume Roures que junto con WPP se mantuvieron en la compañía.

Torreal (22,5%), Televisa (19%) y Mediavideo (12%) vendieron por un total de 1.016 millones de euros. El grupo chino además prometió una fuerte inversión para que la compañía pudiese seguir creciendo, aunque de momento estas promesas no se han concretado de manera directa.