El grupo Zeta ha acelerado las negociaciones para su venta en las últimas semanas con el objetivo de poder cerrar la operación antes de final de año. Presionados por los bancos acreedores y tras realizar fuertes ajustes el pasado curso, el presidente Antonio Asensio quiere completar cuanto antes una operación que no se antoja fácil. Y es que hay varios interesados por los activos del editor -Vocento lleva la ventaja- pero el precio sigue siendo el principal escollo.

Noticias relacionadas

Las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL han confirmado que el objetivo hace algunos meses era poder vender todo lo que queda del grupo - El Periódico, Sport, seis diarios regionales y una docena de revistas entre las que se encuentran Cuore y Woman- por unos 100 millones de euros, pero que tras las últimas rondas de contacto con los interesados el objetivo es poder vender por unos setenta millones de euros y con determinadas condiciones.

El primer condicionante es lograr una quita de los bancos acreedores. Hace un año el grupo firmó su enésima refinanciación postergando su deuda de 99 millones de euros hasta 2022 con el compromiso de realizar fuertes ajustes que garantizaran la viabilidad de la empresa y los pagos al pool de diez bancos liderados por Caixabank, Popular y Sabadell. Los más expuestos son Caixa con unos 19 millones y Popular (Santander) con otros 17 millones de euros.

Prisas de los bancos

Según ha publicado Vozpópuli Caixabank es uno de los principales interesados en que la operación se cierre cuanto antes. Así se lo han transmitido a los directivos del editor de El Periódico, una situación que el equipo de Antonio Asensio quiere aprovechar para obtener mejores condiciones con el grupo de acreedores que prefieren cobrar lo antes posible frente a los nubarrones que siguen amenazando el futuro de la prensa y de Zeta.

De hecho, la marcha del negocio hasta el momento -con ingresos menores de lo previsto- hace difícil cumplir los pagos de la refinanciación correspondiente a este año, lo que explica las prisas de los bancos y de Zeta por poder cerrar la venta cuanto antes. En este contexto y para concretar la operación antes de que se cierre el año, el editor ha pedido una quita de entre el 40% y el 50% de la actual deuda a los bancos acreedores.

Esto significaría perdonar entre unos 30-40 millones si consideramos que tras la refinanciación del pasado año Zeta realizó una pequeña amortización utilizando una parte de los 39 millones de euros obtenidos con la venta de Ediciones B. Una quita que parece alta, pero que las fuentes consultadas califican de viable, asumible por los bancos y clave para desbloquear la operación.

Venta de todo el grupo

Con una quita de entre el 40% y el 50%, Zeta podría abaratar su precio de venta con lo que la venta sería mucho más atractiva para los eventuales compradores. Estamos hablando de una operación que podría reducirse desde los 120-100 millones hasta los 70 millones por todo el porfolio de la compañía.

En su balance de 2016, el último hecho público, el patrimonio del grupo llegaba a los 21 millones de euros, mientras que la deuda superaba ligeramente los 100 millones y los activos los 200 millones. No obstante, en un año, el panorama del grupo Zeta ha cambiado radicalmente, tras vender en 39 millones Ediciones B, cerrar Tiempo e Interviú y hacer duros ERE reduciendo a la mitad las plantillas de Sport, El Periódico y su área corporativa.

Con todos estos números sobre la mesa, en el sector creen que sería muy difícil que Asensio pudiese vender por más de 70 millones de euros. Es por ello que Zeta quiere vender todo el grupo y no por trozos. Y es una condición hasta el momento innegociable. Asensio quiere aprovechar el tirón de El Periódico y su posición de segundo actor en Cataluña como un catalizador de la venta del resto de sus diarios y revistas. Consideran que si se vendiese solo la cabecera catalana, sería casi imposible desprenderse del resto de activos en el futuro.

Vocento tiene la ventaja

Precisamente, Jaume Roures se ha mostrado interesado por El Periódico para cumplir su sueño de tener un medio de influencia en la Cataluña del procés. No obstante, el interés de Zeta en vender todos sus medios juntos ha frenado las intenciones del dueño de Mediapro. Lo contrario pasa con Vocento y Prensa Ibérica, que ven cómo la compra de siete diarios regionales y un deportivo encaja perfectamente en su diversificación regional.

En esta línea, las fuentes consultadas indican que Vocento tendría ventaja en la carrera por quedarse con los activos de Zeta, siempre que el precio sea razonable y entre dentro de las cuentas de un grupo que tampoco pasa por su mejor momento y que intenta buscar ingresos adicionales a los tradicionales de la edición de diarios.

¿Y qué se ofrece? A cambio Zeta ofrece un grupo que todavía tiene un gran peso en prensa, que es uno de los líderes en Cataluña, tanto en información generalista como deportiva, y que debería ofrecer un balance saneado tras la quita de la deuda por parte de los bancos. Los actuales medios del grupo Zeta también han reducido sus costes operativos a mínimos y sus actuales estructuras no deberían suponer un gran peso para el nuevo comprador.