El presidente del Grupo Planeta, Jose Creuheras, durante la rueda de prensa. EFE.

El presidente del Grupo Planeta, Jose Creuheras, durante la rueda de prensa. EFE.

Medios INVERSIONES

Nuevo varapalo para Planeta: la patrimonial de los Lara en riesgo de suspensión de pagos

Inversiones Hemisferio debe comenzar un proceso de desinversión para equilibrar su fondo de maniobra entre los que se incluye la venta del edificio histórico de la editorial y la enajenación de parte de su filial francesa.

Noticias relacionadas

Inversiones Hemisferio, la sociedad patrimonial de la Familia Lara, mediante la cual articulan todas sus inversiones -incluida el grupo Planeta-, ha entrado en fondo de maniobra negativo, según ha confirmado EL ESPAÑOL. Esto significa que, al cierre del 31 de diciembre de 2017, se encuentra en situación de desequilibrio financiero, lo que podría llevarla a suspensión de pagos -y eventualmente a un concurso de acreedores- si este equilibrio no se restablece en los próximos meses.

Este desequilibrio financiero -de unos 50 millones de euros, según han informado a este diario fuentes que han tenido acceso a estas cuentas- se ha producido técnicamente porque los activos corrientes son inferiores al pasivo y, por tanto, la compañía tendrá serios problemas para pagar sus deuda a corto plazo. Inversiones Hemisferio ha llegado a un punto de no retorno después de acumular abultadas pérdidas durante casi una década y sumar una deuda cercana a los 700 millones de euros.

Las opciones de Hemisferio

Las informaciones confirmadas por este periódico con al menos tres fuentes conocedoras de la situación, indican que este escenario que se confirmará próximamente tras la aprobación de las cuentas anuales de 2017, aboca a la compañía a la obligación de obtener liquidez de manera urgente.

Y, en este supuesto, las fuentes financieras consultadas indican que solo tendría tres vías para restablecer su desequilibrio financiero. La venta de su inmueble en la barcelonesa calle Diagonal, la enajenación de sus acciones de Banco Sabadell y la venta de su 40% en Planeta Finance Belgium (Editis). Estas operaciones -no necesariamente las tres- deben realizarse en un máximo de dos o tres meses para evitar el colapso financiero.

Al cierre de 2016 -últimas cuentas presentadas al Registro Mercantil-, Inversiones Hemisferio presentó una deuda total de 688,7 millones (295,9 a corto plazo y 392,8 a largo plazo), aunque las fuentes consultadas indican que esta cifra habría crecido sobre los 700 millones al final de 2017.

Ruinosa inversión en Sabadell

Esta deuda se ha generado casi exclusivamente por la ruinosa inversión de Hemisferio en el Banco Sabadell. En 2007 la Familia Lara afloró el 5,1% del banco, donde llegó a ser el segundo inversor tras invertir unos 347 millones por el 3,1% de la entidad. En el sector financiero se calcula que la inversión total habría sido de unos 680 millones.

En las últimas cuentas el grupo valoraba su inversión en el banco en solo 264,2 millones, tras registrar un deterioro de 186 millones de euros por esta inversión en los cursos 2015 y 2016. En total, hablamos de unas pérdidas aproximadas de 430 millones de euros.

Bajo esta situación, la primera solución que está sobre la mesa es la venta del histórico edificio de Avenida Diagonal en Barcelona, una de las sedes principales del Grupo Planeta y que actualmente le alquila Hemisferio. En la compañía valoran este activo en unos 150 millones de euros y se podría utilizar para pagar parte de la actual deuda bancaria.

Efectos prácticos en Planeta

Paradójicamente, una posible comprador de este inmueble podría ser el Sabadell, una operación que reduciría la deuda pero que no aportaría liquidez, ya que la entidad financiera es uno de los acreedores del grupo.

Este sería el primer efecto práctico en Planeta, ya que debería renegociar con un nuevo dueño las condiciones del alquiler, una renta que actualmente se produce en condiciones muy favorables al tratarse de empresas participadas.

La segunda opción de Hemisferio es vender acciones de Sabadell, valoradas actualmente en poco más de 260 millones, una operación que tiene dos condicionantes. El primero es que la acción sigue en mínimos históricos, por lo que vender sería un suicidio financiero. Y el segundo es que la totalidad de las acciones de Banco Sabadell, propiedad del grupo, están puestas en garantía de los préstamos concedidos por entidades financieras.

El 'roto' en Editis

Finalmente, la tercera vía es la venta de Planeta Finance Belgium, empresa de la que posee el 40% y que controla Editis, la editorial francesa de Planeta (que mantiene el otro 60%). Hemisferio valoró en 2016 su participación en casi 150 millones.

La venta de este paquete podría ser la salvación financiera de la patrimonial de los Lara, pero podría convertirse en un importante dolor de cabeza para Planeta, porque les obligaría mover ficha en una sociedad que hasta el momento controlan y que tendría que compartir con un socio externo.

En el sector existe coincidencia en que la inversión en la editorial Editis ha sido una de las más arriesgadas que ha emprendido el grupo, operación que, además, sigue pesando en la deuda de Planeta. La compañía compró Editis en mayo de 2008 por mil millones de euros, la operación corporativa más grande de su historia, abonando en efectivo solo 50 millones.

Editis formalizó en noviembre de 2015 una modificación de su financiación sindicada ya existente por un plazo de cinco años (2020) y un importe de 465 millones de euros, con amortizaciones parciales durante el periodo. Es, por tanto, un importante dolor de cabeza para Planeta, por lo que una eventual venta de Hemisferio no sería una buena noticia.