Amber Capital, dueño del 26,3% de Prisa, quiere tener mayor peso en el consejo de administración de la compañía, un organismo conformado a medida de las empresas del Ibex presentes en la editora de El País, tras su última remodelación del pasado 20 de noviembre. En estos momentos, el fondo tiene solo un consejero, Joseph Oughourlian, y aspiran a tener dos representantes más para configurar un órgano que refleje realmente la distribución del capital.

Noticias relacionadas

Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, esto supondría aumentar en dos sillones el actual consejo compuesto por 14 personas. Esta ampliación no implicaría ningún trastorno, ya que se volvería a los 16 consejeros que había en Prisa antes de la dimisión de Juan Luis Cebrián en noviembre. En esa oportunidad renunciaron dos consejeros y otros cinco fueron destituidos. Días después solo fueron nombrados cinco sustitutos.

El objetivo de Amber es poder tener estos nuevos consejeros coincidiendo con la Junta General de Accionistas programada para mayo y así se lo han hecho saber al resto de accionistas y a Javier Monzón, presidente de facto de la compañía desde hace unas semanas y figura llamada a mantener el equilibrio accionarial dentro de Prisa. De momento, no han recibido una respuesta positiva.

Dos candidatos

Amber incluso ya tiene en mente a sus candidatos para los dos eventuales nuevos sillones. El primero es Fernando Martínez, en su condición de ejecutivo español conocedor de la compañía. Recordemos que Martínez fue hasta mayo del año pasado el Director Financiero de Prisa, después de ocupar varios cargos de confianza dentro del grupo.

Martínez fue nombrado CFO en octubre de 2015 tras sustituir a Javier Lázaro, que se marchó a Indra. En mayo de 2017 abandonó la compañía en medio de las incertidumbres de la financiación de la deuda del grupo y con casi 1.500 millones de euros de deuda. Las fuentes consultadas indican que Martínez es un hombre cercano al actual consejero delegado Manuel Mirat, con quien coincidió en las reuniones del equipo directivo de la compañía cuando Mirat era todavía consejero delegado de Prisa Noticias.

El segundo candidato de Amber es un representante institucional extranjero que todavía no ha aceptado su candidatura, pero que sería cercano a la estructura internacional del fondo. Respecto de las peticiones del mayor accionista individual de Prisa, otras fuentes del consejo consultadas por este periódico indican que, de momento, es muy difícil que se acceda a concederles dos sillones. “Ahora no es tiempo de mover el consejo”, indican.

¿Nuevo foco de conflicto?

Una situación que podría convertirse en un nuevo foco de conflicto en un consejo de administración aparentemente pacificado desde la salida de Juan Luis Cebrián. Las informaciones confirmadas por El ESPAÑOL indican que Amber no tiene intención de ceder y que no cesará en su interés para verse más representado en el consejo. Si el resto de los accionistas se oponen, estaríamos ante el primer choque de trenes entre Amber y un núcleo fuerte de accionistas cercanos al Banco Santander.

La composición actual del consejo se certificó antes de que se consolidara el actual equilibrio accionarial donde, con el 26,3%, Amber se mantiene como el principal accionista, aunque el Banco Santander podría aglutinar cerca del 22% de capital si agrupase a sus accionistas afines, conformando de dos grandes bloques con el suficiente contrapeso como para tener que compartir el control de la compañía.

En febrero, y tras la ampliación de capital, Santander mantuvo su 4,1% de la compañía, pero financió la ampliación de los Polanco que mantienen el 8,4% tras romper su pacto parasocial con el mexicano Roberto Alcántara (con un 5% del capital), una participación que también sería afín a la entidad financiera.

Miembros del consejo

En esta nueva composición accionarial también ha sorprendido el desembarco de Carlos Fernández González, empresario mexicano, presidente del consejo de administración de Grupo Finaccess y consejero externo independiente del Banco Santander. Tiene un 4% de Prisa. Telefónica redujo su participación al 9,4% tras no acudir a la ampliación.

En el caso del consejo, durante la histórica Junta de Accionistas de Prisa se produjo la salida de siete consejeros independientes. Renunciaron Glen Moreno y Ernesto Zedillo antes del inicio de la junta y horas después fueron destituidos Gregorio Marañón, José Luis Leal, Alain Minc, Elena Pisonero y Alfonso Ruiz de Assin.

La justificación fue que Prisa necesitaba dar mayor representación a los diferentes accionistas, por lo que se nombró a Javier Monzón, cercano al Banco Santander y a Javier Gómez-Navarro, Javier de Jaime (CVC Capital), Francisco Gil Díaz (ex presidente de Telefónica México) y Sonia Dulá (Bank of America Merrill Lynch).

Frente a esta composición claramente favorable a los bancos y a las empresas del Ibex representadas en el capital, Amber denuncia también que otros accionistas como la familia real catarí Al Thani tenga dos sillones en el consejo con solo un 8,1% de Prisa, puestos ocupados por Khalid Thani A. Al Thani y Waleed Alsa'di.