Juan Luis Cebrián en una imagen de archivo.

Juan Luis Cebrián en una imagen de archivo. Reuters

Medios DESDE EL AÑO 2012

Cebrián cobró 15,3 millones como presidente de Prisa mientras perdía 3.332 millones

El exgestor de la compañía cobró ocho millones en su último año al mando de la editora del diario 'El País'.

Juan Luis Cebrián ha cobrado 9,3 millones de euros en concepto de salario durante los seis años que ha sido presidente ejecutivo del grupo Prisa. Una cifra a la que hay que sumar seis millones en concepto de indemnización tras abandonar la gestión de la compañía en diciembre. De esta manera, según consta en los informes de gestión, el fundador de El País ha ingresado 15,3 millones desde 2012, sin incluir todas sus retribuciones en acciones.

Este dato -que está bastante por encima de muchas empresas del Ibex y supera largamente el salario que ha cobrado ejecutivos del sector de medios durante este mismo periodo- contrasta con los resultados que ha obtenido el grupo durante su gestión como presidente. En total, desde que Cebrián asumiese la presidencia, Prisa ha acumulado pérdidas de 3.332,6 millones de euros.

Los datos reflejan sucesivas reestructuraciones, ajustes contables, depreciaciones y pérdida de valor de sus activos, los que han ido de la mano de una irregular gestión en la que los negocios han perdido valor y se ha hundido el valor bursátil. Nadie duda que la gestión de Cebrián ha sido desastrosa y los números hablan por sí solos, una valoración que, sin embargo, no se ha visto reflejada en sus nóminas.

Jubilación dorada de Cebrián

El primer punto a considerar es la jubilación dorada de Cebrián. Como ha indicado el grupo en sus cuentas de 2017, tras su renuncia el ex presidente ejecutivo ha recibido un complemento de jubilación, o plan de pensiones, equivalente a seis millones de euros, que suma una retribución variable de un millón de euros. La editora reconoce que estas dos cantidades fueron abonadas a Cebrián en enero de 2018.

Del mismo modo, en 2017 no se ha registrado provisión alguna por su incentivo plurianual variable, al no haberle reconocido tal concepto retributivo a la terminación de su contrato. De esta manera, se han revertido los saldos provisionados por este concepto en 2016 por importe de 500.000 euros y en el primer semestre de 2017 por importe de aproximadamente 200.000 euros.

Durante toda su gestión como presidente ejecutivo, Cebrián ha recibido 9,3 millones como salario, de los que 3,3 millones se le han pagado como retribución variable, una remuneración ligada a objetivos y por tanto al éxito de su gestión. No obstante, el presidente de Prisa logró que en su contrato se estableciese en los últimos cinco años un variable sujeto a objetivos no muy difíciles de cumplir, a pesar de las pérdidas.  

Remuneraciones ligadas a objetivos

En las cuentas de 2016, se refleja que Cebrián recibió un salario de 1,7 millones y que su variable se logró gracias a la consecución de objetivos de Ebitda, Free Cash Flow e ingresos de transformación del grupo. Según las cuentas de ese año Cebrián cumplió con más del 98% de los objetivos, lo que facultaba para cobrar 987.817 euros. Sin embargo, redujo voluntariamente su retribución variable hasta los 691.472 euros.

En 2015, Cebrián cumplió los objetivos en un 90%, lo que le permitió cobrar 971.000 en concepto variable que se sumó al millón de remuneración fija. En este caso, no renunció a una parte de este montante. Este mismo año Cebrián también recibió parte se un incentivo plurianual variable, pagadero en acciones de Prisa, por un total de 60.311 acciones.

Durante el año 2014, la remuneración fija fue nuevamente de un millón de euros y la variable ascendió a los 809.935 euros. Un curso en el que Cebrián también recibió una parte de su incentivo plurianual en acciones, por un valor equivalente a un millón de euros.

No se pagó el bono por la ampliación de capital

En 2013, el pago en metálico fue de 1,5 millones de euros -con 600.00 euros de retribución variable- que se sumó a otros 569.000 euros que se le pagaron en acciones. En 2012, cuando asumió la presidencia ejecutiva, solo recibió una remuneración en concepto fijo de 1,1 millones de euros, sin variables ni acciones.

De esta manera, Cebrián ha cobrado 15,3 millones solo por ser presidente ejecutivo de Prisa, sin incluir algunos pagos en acciones, ni su etapa como consejero delegado. Estamos ante un periodo que coincide con su gestión omnipresente y con pocos contrapesos y donde además se produjo el periodo de mayores pérdidas acumuladas de su historia: 3.332 millones de euros.

Pese a lo elevado de este montante, Prisa logró ahorrarse otros 1,9 millones de euros en acciones sujeto al último Plan de Incentivos que firmó Cebrián en octubre del año pasado. Este montante se ligó al éxito de la ampliación de capital, pero tras su salida en diciembre, se consideró que Cebrián nada había tenido que ver en las negociaciones para sacar adelante esta operación. Es por ello que el consejo de la compañía acordó circunscribir su “indemnización”, al plan de jubilación acordado hace un lustro.