José Antonio Sánchez,  durante una comparecencia en la Comisión Mixta de Control Parlamentario de RTVE.

José Antonio Sánchez, durante una comparecencia en la Comisión Mixta de Control Parlamentario de RTVE. Ballesteros Agencia EFE

Medios TELEVISIÓN PÚBLICA

José Antonio Sánchez prolongará su mandato en RTVE si no le encuentran sustituto

Solo en caso de renuncia se prevé el nombramiento de un director interino elegido de entre los miembros del consejo de administración.  

El mandato de José Antonio Sánchez al frente de la Corporación RTVE expira en junio de este año. No obstante, no hay nada que impida que el actual presidente de la cadena pública se mantenga en el cargo mientras no se le encuentre un sustituto. Los partidos políticos, especialmente PSOE, Ciudadanos y Podemos, llevan un año pidiendo su destitución, pero en este tiempo no han logrado ponerse de acuerdo ni siquiera en la fórmula para nombrar a su sucesor.

Las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL indican que la petición de algunos partidos -de nombrar una gestora, mientras se busca un presidente de RTVE por concurso público- no hace más que retrasar este procedimiento. Por ello, muchos creen que de mantenerse esta situación, es poco probable que se encuentre un candidato de consenso antes de que Sánchez deba abandonar formalmente su cargo en junio de este año.

La experiencia reciente nos indica que solo en caso de renuncia de un presidente se prevé el nombramiento de un director interino rotatorio, elegido de entre los miembros del consejo de administración vigente. Una situación que ya se produjo en el año 2011 cuando Alberto Oliart renunció a su cargo después de dos años. Entre julio de 2011 y junio de 2012 se sucedieron los once miembros del consejo asumiendo un mes cada uno.

El caso de Leopoldo González-Echenique

Lo mismo pasó en septiembre de 2014, tras la renuncia de Leopoldo González-Echenique, aunque esta vez se necesitó solo un mes de transición, ya que José Antonio Sánchez asumió en noviembre de 2014, un cargo en el que se mantiene hasta la actualidad. Tanto Oliart como González-Echenique renunciaron a sus cargos, algo que no hará Sánchez, según él mismo se ha encargado de aclarar en sede parlamentaria.

De esta manera, si Sánchez no renuncia y los partidos políticos no le encuentran sustituto antes de junio, el actual presidente seguirá en el cargo sine die. Según ha confirmado EL ESPAÑOL con fuentes cercanas a RTVE no hay ningún impedimento legal para que lo haga y, al contrario, evitaría una situación de vacío de poder en la Corporación, en momentos en que se deberían cerrar los últimos flecos de la temporada televisiva 20118-2019.

De hecho, fuentes del sector remiten a la etapa de presidencias rotatorias cuando TVE vivió una situación de parálisis administrativa que les llevó a perder varios contratos con importantes producciones, por la imposibilidad de aprobar presupuestos y realizar fichajes de manera transitoria. Esto terminó pasando factura a la televisión pública con un bajón de audiencias del que les costó recuperarse.

Trámite parlamentario paralizado

Dicho esto, el trámite parlamentario para buscar el sustituto de Sánchez sigue paralizado. Después de que en septiembre se acordara un nuevo sistema de elección con un concurso público incluido, los partidos fueron incapaces de ponerse de acuerdo para elaborar un reglamento ad hoc. Esto ha llevado a PSOE y PP a plantear la posibilidad de elegir al consejo de la Corporación mediante el método tradicional, para apurar los plazos.

Desde Ciudadanos y Podemos siguen pidiendo que se haga por concurso público, lo que ha instaurado un bloqueo que ya dura dos meses. Las últimas informaciones hablan de una propuesta para nombrar una gestora que releve en mayo a Sánchez y que se instaure de manera provisional en el control de RTVE hasta que se complete el concurso público, un concurso del que no se ha elaborado todavía el reglamento.

Gestora que asuma la gestión de RTVE

Fuentes consultadas ven esta solución como poco práctica y transitoria para un momento en que RTVE necesita un liderazgo claro. De hecho, nada garantiza que la elección sea rápida y se teme que la gestora se eternice en el cargo. Si los grupos llevan más de cinco meses intentando ponerse de acuerdo para decidir la manera de elegir presidente, nada garantiza que su elección, y la del consejo, se haga de manera expedita, y menos considerando que deberá hacerse con el acuerdo de cuatro grupos políticos.

Y mientras esto se decide, Sánchez probablemente seguirá al mando de RTVE, incluso más allá del tiempo que expira su mandato en junio de este año.