El presidente de RTVE, José Antonio Sánchez.

El presidente de RTVE, José Antonio Sánchez. EFE MADRID

Medios TELEVISIÓN PÚBLICA

Moncloa quiere aumentar la dotación de RTVE en los Presupuestos de 2018

La mejora que se debe negociar con los partidos políticos coincide con el nombramiento del nuevo presidente de la cadena pública.

Noticias relacionadas

El Partido Popular (PP) quiere hacer un guiño a RTVE en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018. Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, el Gobierno quiere mejorar la dotación para la radiotelevisión pública de cara al próximo curso, en una cifra que supere los 342 millones de euros que Moncloa ha aportado a la Corporación durante los años 2016 y 2017.

Estamos hablando de un montante que porcentualmente no será significativo, pero que en RTVE es bien recibido ante las contingencias que podrían producirse durante el año. Nos referimos al eventual cálculo a la baja de la tasa de las operadoras o la compra de algún derecho deportivo no presupuestado. En los últimos tres años RTVE ha presentado unos presupuestos muy ajustados -casi sin superávit- y con poco margen de maniobra, algo que les ha impedido mejorar su parrilla en el transcurso del año.

A mediados de 2017 RTVE presentó unos presupuestos optimistas con unos ingresos por encima de los mil millones de euros, los más altos para la corporación desde que gobierna el PP. Según indicó RTVE, este crecimiento de 30 millones se producía por el aumento de la tasa del espacio radioeléctrico y una mayor aportación de los operadores de televisión. Crecimiento ligado a la mejoría de la economía española.

Presupuestos congelados

Las fuentes consultadas por este periódico indican que el aumento en la dotación de RTVE se producirá gracias a algunos ajustes y retribuciones que ha calculado el Gobierno y que permitirá aumentar el dinero que se destine a RTVE, por primera vez desde 2015. Otras fuentes no descartan que se produzca esta mejoría, pero creen que no se haría mediante la aportación directa.

Con todo, el aumento presupuestario solo se producirá cuando se aprueben los nuevos presupuestos y si es que se acuerda esta subida con el resto de los partidos políticos. En estos momentos, el PP negocia con el PNV los Presupuestos y se espera que después de las Elecciones de Cataluña se acelere su tramitación. Los PGE de este año se aprobaron en abril por la repetición de las Elecciones Generales, aunque en Moncloa se espera que los del próximo año se puedan poner en marcha antes del primer trimestre.  

Hasta que los Presupuestos no se aprueban, RTVE, al igual que todos los departamentos dependientes del Estado, deberá trabajar con sus presupuestos de 2017 prorrogados. En el caso de la cadena pública, esto significa trabajar con unos ingresos de 970 millones de euros, de los cuales 342 millones llegarán de parte de la aportación directa de la Administración central.

En 2012, el Gobierno del PP recortó bruscamente la aportación a la cadena pública en 200 millones de euros. En 2013 se volvieron a recortar otros 50 millones hasta los 292 millones, una aportación que se mantuvo congelada hasta 2016 cuando crecieron hasta los 342 millones. Esta última incluye una mejora en el uso de la tasa radioeléctrica y se debe sumar a otros 50 millones de euros destinados al Ente Público en Liquidación RTVE.

Se frena la búsqueda del nuevo presidente

Este aumento en los presupuestos de RTVE se producirá en medio de la elección del nuevo presidente de la Corporación, de momento paralizada ante la falta de acuerdo parlamentario. El martes el PSOE dio un nuevo giro e indicó que todavía queda tiempo para constituir el grupo de trabajo que defina los términos del concurso público que elija al próximo consejo de administración y presidente de la corporación.

Hace una semana, Ciudadanos y Podemos denunciaron que el PSOE y el PP se negaron a constituir esta mesa y a elegir al consejo mediante el nuevo procedimiento que evaluaría los méritos los candidatos. La nueva ley de designación del presidente de RTVE aprobada por los partidos estableció tres meses (hasta el 31 de diciembre) para constituir el consejo de expertos que elegirían al nuevo consejo, pero los partidos siguen sin ponerse de acuerdo.

La idea de los partidos es tener al sustituto del actual presidente José Antonio Sánchez antes de que finalice marzo, pero la falta de acuerdo podría retrasar el nombramiento y llevar al cuestionado directivo a cumplir íntegro su mandato que expira oficialmente en julio de 2018. Si no se crea la comisión para elegir al nuevo consejo, la elección de este órgano se deberá hacer mediante la negociación interna de los grupos políticos.