Manuel Polanco, actual vicepresidente ejecutivo de Prisa.

Manuel Polanco, actual vicepresidente ejecutivo de Prisa.

Medios SALIDA DE JUAN LUIS CEBRIÁN

Prisa nombra oficialmente a Manuel Polanco como presidente "de transición"

El editor de 'El País' ha designado este martes a su nuevo máximo ejecutivo bajo la alargada sombra de Juan Luis Cebrián.        

Juan Luis Cebrián vive sus últimos días como presidente ejecutivo del grupo Prisa. El consejo de administración ha aprobado este martes el nombramiento de Manuel Polanco como nuevo presidente y lo ha comunicado oficialmente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Si nada se tuerce Cebrián abandonará la compañía, después de treinta años en la primera línea de gestión, el próximo 31 de diciembre. Es la fecha de salida que él anunció en la Junta Extraordinaria de Prisa del pasado 15 de noviembre. Le sustituirá como presidente no ejecutivo Manuel Polanco, dejando el control de la compañía al consejero delegado Manuel Mirat.

Cebrián dejará la gestión, pero mantendrá sus cargos como presidente de Ediciones El País S.L., del consejo editorial de este diario y previsiblemente al mando de una fundación que controle la línea editorial del periódico. Un cambio de calado en la dirección, pero que no traerá la paz definitiva al grupo Prisa.

Los bancos tutelarán la transición

Las diferentes fuentes consultadas por EL ESPAÑOL indican que la salida de Cebrián -y la llegada de Polanco- son cambios que han asumido los accionistas del grupo como una manera de apaciguar los ánimos e impulsar en el futuro una nueva dirección en la compañía, después de que se complete la ampliación de capital que decidirá la salvación financiera de Prisa.

Los accionistas más importantes de la compañía, entre los que encontramos a Amber Capital, Banco Santander, Telefónica y HSBC, han aceptado la llegada de Manuel Polanco porque fue la única manera de asegurarse la salida de Cebrián de la primera línea, pero eso no significa que el hijo del fundador del Grupo, Jesús de Polanco, sea el presidente del futuro de Prisa.

La salida de Cebrián se saldó con la composición de un nuevo consejo de administración en el que se hizo sitio a las empresas del Ibex. Esto aseguró a los primeros accionistas la posibilidad de tutelar directamente el recambio en la presidencia y el futuro más inmediato de Polanco, a cambio de apoyar la ampliación de capital de 450 millones de euros, condición irrenunciable para salvar a la compañía de la quiebra financiera.

Nuevo consejo de administración

En noviembre se incorporaron al consejo Javier Gómez Navarro (exministro de Turismo del PSOE), Javier Monzón (en nombre de Santander), Javier de Jaime (socio de CVC), Francisco Gil (expresidente de Telefónica México) y Sonia Dulá (Bank of America Merrill Lynch), lo que garantiza que Telefónica y la banca refuercen su posición.

Las fuentes consultadas por este periódico indican que el objetivo de los miembros del consejo es impulsar la salida de Cebrián en el futuro y buscar un candidato definitivo para encabezar Prisa, dos procesos que caminarán casi en paralelo. Saben que no será fácil ya que Cebrián cuenta con el apoyo de Moncloa y de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Pendientes de la ampliación de capital

Por ello se lo tomarán con tranquilidad y no moverán ninguna ficha en los próximos meses. La prioridad es dar tranquilidad a la compañía y dejar trabajar a Manuel Mirat para que se cierren los flecos pendientes. El primer paso es cerrar la ampliación de capital de 450 millones euros, con la aprobación de la venta de Media Capital en el punto de mira del regulador portugués.

El segundo objetivo será cerrar cuanto antes la renegociación con los bancos para poder postergar el pago de los 952 millones que Prisa debe pagar a sus acreedores antes de diciembre de 2018. La deuda total es de más de 1.500 millones de euros.