Portada de Interviú en una imagen de archivo.

Portada de Interviú en una imagen de archivo.

Medios PLAN DE AJUSTES DEL GRUPO

Zeta busca soluciones para evitar el cierre de la mítica revista Interviú

La cabecera lleva varios meses en venta, pero de momento no logra cerrar ningún acuerdo que garantice su viabilidad. 

El grupo Zeta prepara un plan de ajustes que va más allá de las 35 despidos que se negocian en el diario Sport (el 42% de la plantilla). Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL hay otro plan de salidas sobre la mesa que afectaría a su buque insignia El Periódico y, además, se buscan soluciones para evitar el cierre de Interviú, una posibilidad que está sobre la mesa.

Interviú fue fundada en 1976 por Antonio Asensio Pizarro, hecho que dio origen al grupo Zeta. Durante la Transición fue uno de los iconos de las libertades y del periodismo de investigación, aunque en los últimos años había perdido su fuerza y su peso mediático. En estos momentos la publicación registra 418.000 lectores según los datos del último EGM.

Fuentes del grupo indican que la mítica Interviú debe abordar un profundo proceso de reconversión de marca. Por otro lado, indican que aunque el objetivo es evitar el cierre, la posibilidad está sobre la mesa después de varios meses con la cabecera en venta. Otros medios como Dircomfidencial hablan directamente de cierre y de que el grupo guardará el nombre de la marca para reservarse la posibilidad de utilizarlo en un futuro.

En agosto Zeta refinanció su deuda

Las salidas programadas en Zeta, que también afectaría a otras empresas del grupo como diarios regionales, se producen tras el mal año en términos publicitarios para el grupo con caídas en el papel, pero en especial una fuerte estancamiento de los ingresos digitales.

En agosto Zeta cerró su nuevo acuerdo con los bancos para refinanciar su deuda de 99 millones de euros. El pacto amplía el plazo de pago en cinco años (hasta 2022) y reduce ligeramente el montante ya que la compañía ha realizado una amortización parcial a cuenta de los 39 millones de euros obtenidos de la venta de Ediciones B.

El grupo deberá volver a sentarse a renegociar pasado estas fechas y durante estos cinco años se ha comprometido a reducir costes y seguir vendiendo activos. La deuda del grupo está contraída con diez bancos, siendo Caixabank, Popular y Sabadell los más expuestos.

Resultados irregulares

Dentro de los planes inmediatos de Zeta tras cerrar la refinanciación se encuentra el pago a proveedores y colaboradores, inversión en tecnología para acelerar la reconversión digital y reestructuración en todo el grupo. Para ello se utilizará parte de los 39 millones de Ediciones B; que además pagarán impuestos y la citada amortización de la deuda.

Los últimos resultados hechos públicos por el grupo Zeta indican que en el año 2015 ganó 12,4 millones, frente a las pérdidas de diez millones de 2014. Durante la última década el desempeño financiero de la compañía ha sido irregular. Entre 2012 y 2014, obtuvo pérdidas por 19,3 millones mientras que entre 2010 y 2011, ganancias de 11 millones de euros.