La Liga de Fútbol espera lanzar el próximo proceso de venta centralizada a comienzos de 2018 e intentar realizar la adjudicación antes de que finalice el primer trimestre del próximo año. Según ha confirmado EL ESPAÑOL con fuentes de La Liga se quiere cerrar el proceso con más de un año de antelación para intentar obtener la máxima rentabilidad económica para los clubes españoles.

Noticias relacionadas

En estos momentos está vigente el primer contrato de venta centralizada de la Liga de Fútbol que se firmó para las temporadas 2016-2017 hasta la 2018-2019. Un acuerdo que reporta unos mil millones de euros para los clubes solo por los derechos en España y que fue sufragado mayoritariamente por Mediapro, que pagó 1.900 millones por el paquete principal y por Movistar que abonó 750 millones por el mejor partido de la jornada,

La siguiente venta centralizada adjudicará los derechos para las temporadas 2019-2020, 2020-2021 y 2021-2022, para las que La Liga está segura de que mejorará las actuales cifras. “Hemos sondeado el mercado y estamos seguros de que el producto interesa y que podremos venderlo a un precio superior al actual”, han indicado fuentes de la Liga a este periódico.

1.500 millones por temporada

El objetivo del equipo de Javier Tebas es acercarse a las cifras de la Premier League que en su última licitación vendió sus derechos por tres años en 7.000 millones -más de 2.000 millones por cada temporada- a BT y Sky. De momento, las cifras están lejos, pero se ha demostrado una tendencia creciente.

Según la memoria económica de La Liga, en la temporada 2014-2015 los clubes ingresaron 845 millones de euros vendiendo sus derechos de televisión por separado. En la 2015-2016 decidieron vender por primera vez sus derechos de forma conjunta, aunque todavía sin el amparo de la Ley, facturando 1.100 millones por temporada. Con el actual contrato de venta centralizada se ingresarán 1.500 millones por año, un tercio con la venta internacional.

¿Interesados? Las fuentes de la Liga consultadas indican que los derechos televisivos siguen siendo un producto muy atractivo para los operadores y su principal contenido premium. Es por ello que están convencidos de que tendrán muchas ofertas cuando se haga oficial la subasta y a pesar de las incertidumbres económicas y del mercado publicitario.  

Los operadores se plantan ante La Liga

Esta visión contrasta con la de las operadoras españolas que actualmente emiten los partidos de la Liga, tras llegar a un acuerdo para emitir beIN Sports, la cadena de Mediapro. Según han comentado a este periódico, Telefónica, Orange y Vodafone, no están dispuestos a seguir pagando la elevada factura del fútbol.

Los operadores coinciden en señalar que el fútbol ha sido un negocio "ruinoso" en estos dos años de emisión y que es imposible de rentabilizar con los actuales costes. El temor de los operadores es que el fútbol se termine transformado en "los nuevos móviles", en referencia a los terminales gratuitos que las operadoras subvencionaron para atraer clientes en el pasado, pero sin ninguna rentabilidad y con un elevado impacto económico.

Las fuentes consultadas indican que para hacer medianamente rentables estos derechos deberían cobrar al menos cincuenta euros a sus abonados sólo por el fútbol, independientemente del resto de su oferta televisiva. No obstante, la guerra por captar clientes entre estas operadores y la venta de sus servicios en paquetes, ha hecho imposible plantearse una oferta de este tipo.

Partidos sin exclusividad

Con esta situación los operadores esperan plantarse ante las condiciones de La Liga y en el caso de participar en la subasta, lo harían con ofertas muy conservadoras. Telefónica, con 3,7 millones de los actuales seis millones de abonados a la televisión de pago en España, ha indicado públicamente que están preparados para vivir sin fútbol. Para ello su estrategia está migrando hacia la realización de series y programas que otorguen un verdadero valor diferenciador a su oferta.

Las críticas de Telefónica también apuntan a la imposibilidad de tener los productos en exclusiva debido a la regulación de Competencia, que les obliga a compartir los derechos con todos el resto de los operadores.

Los operadores también se quejan de que La Liga no cuida su producto. Emite  demasiados resúmenes -que a veces emiten casi un tercio del partido completo- y un partido en abierto semanal obligado por Ley. En los grandes mercados donde la televisión paga más por el fútbol, este tipo de encuentros no existen y los resúmenes están mucho más regulados.

La opción de las OTT

Estas demandas son calificadas por La Liga como “normales” y “parte de un proceso de negociación”, pero están convencidos de que cuando se abra la subasta “participarán todos”. En esta nueva subasta La Liga cuenta con los operadores tradicionales pero también con las televisiones por internet (OTT). De hecho, EL ESPAÑOL ha confirmado que negocian con Amazon y Facebook para emitir La Liga de manera regular y como complemento a los operadores de pago.

En el sector tampoco se descarta que la Liga -o posteriormente Mediapro si es que gana nuevamente la subasta- utilice a las OTT como un refugio ante la negativa de Telefónica, Orange y Vodafone de negociar. Sky, recién desembarcado en España podría ser una opción para emitir los partidos de beIN Sports.

Un contexto en el que la opción de MásMóvil también coge fuerza. La cuarta operadora va a ofrecer un servicio neutro de televisión con contenidos de grandes proveedores como Netflix, HBO, Amazon o Sky, entre otros, en una 'caja' que entregará a sus abonados. Se especula con que Mediapro podría incluir su canal de La Liga en esta oferta, si es que no logra “colocarlo” al resto de operadores.