Paolo Vasile, en una imagen de archivo.

Paolo Vasile, en una imagen de archivo.

Medios TELEVISIÓN

Vivendi aumenta su presión sobre Telecinco tras salvar las trabas regulatorias

Incertidumbre en España por el desembarco de la operadora francesa en Mediaset Italia.

Noticias relacionadas

La guerra por el control de Mediaset continúa por todo lo alto. A mediados de septiembre, Vivendi acordó con el regulador italiano (Agcom) transferir el 19,9% del capital que posee el grupo italiano a una sociedad fiduciaria independiente. Con ello daba respuesta a las objeciones que había puesto Agcom ante una eventual situación de concentración de parte del operador francés que tiene un 24% de Telecom Italia y un 28,8% de Mediaset.

En diciembre Vivendi sorprendió al mercado aumentando hasta el 20% su participación en el grupo audiovisual italiano y declarando sus intenciones de seguir creciendo incluso por sobre el 30%. En semanas posteriores logró este objetivo activando todas las alarmas de los reguladores italianos antimonopolio. 

Fininvest, el accionista mayoritario de Mediaset y propiedad de Silvio Berlusconi, reaccionaba presentando una denuncia en la fiscalía de Milán y otra en la Comisión Nacional para la Sociedad y la Bolsa (CONOB). Paralelamente, reforzó su posición de control aumentando su participación desde el el 34% hasta el 40% del capital.

Plan de desinversiones de Vivendi

En medio de toda esta guerra, en abril el regulador italiano exigió a Vivendi un plan de acción para reducir su inversión en Mediaset o Telecom Italia en un plazo de un año. Apelando a las reglas de defensa de la competencia, Italia quiere limitar el poder de la operadora francesa que podría convertirse en la dueña absoluta del mercado audiovisual y de telecomunicaciones italiano.

Este plan de desinversiones acordado con el regulador italiano se presentó a mediados de septiembre y en él Vivendi se compromete a transferir "al menos el 19,95% de las acciones de Mediaset en circulación y el 19,95% de los derechos de voto" a una sociedad fiduciaria "independiente" que se encargará de gestionar esta participación "de manera autónoma a Vivendi".

La venta de la totalidad o de parte de las acciones de Mediaset transferidas a la sociedad financiera podrá llevarse a cabo "en cualquier momento" por Vivendi y a favor de cualquier comprador "diferente de Telecom Italia, empresas controladas, hermanas o que controlen Vivendi o Telecom".

Vivendi no moverá ficha en Mediaset

Hasta que Agcom siga investigando el caso y no dé su resolución definitiva, "Vivendi se abstendrá de ejercer alguna acción que tenga una influencia notable en Mediaset". Al presentar su plan, Vivendi recurrió el 19 de junio la decisión del Agcom ante el tribunal administrativo regional de Roma, que fijó la primera audiencia para el 7 de febrero de 2018.

¿Qué significa esto? Fuentes del sector coinciden en señalar que Vivendi ha logrado salvar las trabas del regulador y además ganar tiempo para preparar el asalto definitivo a Mediaset. La propia compañía no ha escondido que su interés es crear la mayor operadora audiovisual del sur de Europa y que para ello es vital tomar el control de Mediaset Italia.

Esto significa seguir aumentando su 28,8% de participación en una compañía que mantiene actualmente el 27,9% de su capital en bolsa. Silvio Berlusconi, con el 40% de las acciones, no quiere perder el control y mantiene desde hace un año una guerra abierta contra su socio. El gigante italiano amplió hace unas semanas la demanda presentada hace un año contra Vivendi por el incumplimiento del contrato en la venta de su televisión de pago.

Preocupación en España

La estrategia de Vivendi es a largo plazo. Se han comprometido a no mover ficha hasta regularizar su situación con las autoridades de competencia y asegurarse que no les obligarán a vender, ni su participación en Mediaset ni la de Telecom. Posteriormente, en el mercado se cree que emprenderán un nuevo asalto a la televisión italiana para intentar quedarse con el control.

Todos estos movimientos son seguidos con interés en España ya que Mediaset Italia es el dueño del 50,21% del editor de Telecinco y Cuatro. Las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL indican que en la planta noble de Mediaset España existe “mucha preocupación” por un eventual desembarco de Vivendi.

La cúpula del canal liderada por Paolo Vasile ha sido nombrada directamente desde Italia, y son hombres de confianza de Fininvest, por lo que se asume que la llegada de un nuevo socio se traduciría en un cambio casi inmediato en la gestión.

Recompra de acciones de Mediaset

En este contexto, en el mercado ha comenzado a sonar con fuerza la posibilidad de que Mediaset España busque nuevo dueño como una manera de cubrirse ante la arremetida de Vivendi. De hecho, sería el propio Paolo Vasile el que estaría liderando una eventual operación para buscar nuevo partner a la compañía en España. En Mediaset han indicado a este periódico que no hay ningún proceso de venta en marcha.

Respecto de la viabilidad de una operación de este tipo, las fuentes consultadas por este periódico confirman el atractivo por un grupo como Telecinco, pero reconocen que es difícil que en estos momentos un operador español quiera emprender una operación de estas características. Por el contrario, indican que lo más razonable sería impulsar sinergias en producción audiovisual y adquirir “trozos” del negocio de la televisión.

El 47% de la compañía está en Bolsa, un mercado que se ha agitado estos últimos meses por el plan de recompra de acciones de Mediaset. Este programa fue aprobado por la junta general ordinaria de accionistas celebrada el 23 de abril de 2016 y concretado un año después. La inversión máxima se fijó en cien millones de euros y no podrá exceder el 5% del capital social de la sociedad, equivalente a 16,8 millones de acciones. El programa permanecerá vigente hasta el 20 de febrero de 2018.

Mil millones de facturación

Desde la compañía han explicado a este periódico que el único objetivo "es remunerar a los accionistas de la sociedad de manera complementaria al dividendo ordinario que viene siendo distribuido cada año”, desligando su ejecución a la operación de Vivendi en Italia.

Con todo, Telecinco, Cuatro y sus canales temáticos componen uno de los grupos audiovisuales más rentables de Europa. Solo en el primer semestre de este año volvió a aumentar sus beneficios hasta los 125,7 millones de euros, un crecimiento del 6,8%. Se espera que este año su facturación total ronde los mil millones.