Macroeconomía

El Gobierno niega la desaceleración y solo rebaja una décima el PIB de 2019 hasta el 2,1%

El plan remitido a Bruselas sólo incorpora una de las dos décimas de caída en el PIB que ajustó el INE al crecimiento de 2018 y anuncia una subida de las pensiones en 2020.

El Gobierno ha cumplido con el calendario y ha remitido a la Comisión Europea este martes el Plan Presupuestario 2020. Como se esperaba, en el documento ha incluido un nuevo cuadro macroeconómico en el que rebaja sus previsiones de crecimiento del PIB.

Sin embargo, tan solo ha reducido sus estimaciones de crecimiento para este año y el que viene en una décima, hasta situarlas en el 2,1% y 1,8% respectivamente.

Se trata de una visión de la economía sensiblemente más optimista que la de los servicios de estudios y organismos económicos que en el último mes han acometido rebajas mucho más profundas a sus estimaciones que la anunciada hoy por el Ministerio de Economía.

Tanto es así que, en este cuadro macro, se achaca la revisión de una décima a la modificación que acometió el Instituto Nacional de Estadística (INE) de su estadística de la Contabilidad Nacional Anual. Un cambio que supuso un recorte de dos décimas en el crecimiento que España venía experimentando en los últimos años y que alteraba todas las expectativas de los economistas hasta la fecha.

Esto significa que en la práctica Economía niega la desaceleración, dado que ese ajuste de una décima es menor a la revisión realizada por el INE para el cierre de 2018.

Un optimismo que contrasta con las advertencias de servicios de estudios como Funcas o BBVA Research que han reducido sus previsiones de crecimiento para este año hasta el 1,9%.

Previsión de crecimiento del Gobierno de España.

Previsión de crecimiento del Gobierno de España.

También con el del Banco de España, que recortó cuatro décimas sus cálculos para este año, hasta el 2%, tras incorporar las dos décimas del citado ajuste estadístico.

Todos estos organismos hablaron de que la demanda interna se está resintiendo y está impactando en el menor crecimiento del PIB, entre otros motivos, por la situación de incertidumbre política.

En una nota de prensa, el Ministerio que dirige Nadia Calviño ha avalado sus cálculos amparándose en el respaldo de la AIReF y ha recordado que al estar en funciones, no ha sido posible elaborar un proyecto de Presupuestos para 2020, con lo que se compromete a mandar una actualización cuando sea posible. 

"La economía española continúa creciendo a buen ritmo, si bien más moderado que el de años previos, en un contexto internacional crecientemente incierto caracterizado por la ralentización de la actividad económica", afirma el Gobierno en funciones en el texto remitido a la Comisión Europea.

Subida de las pensiones

El panorama de crecimiento impacta en la recaudación para el próximo año (que crecerá un 4,8%) y permitirá sostener promesas electorales de cara al 10 de noviembre.

Entre otras, la de la subida de las pensiones prometida en el Programa electoral del PSOE para estos comicios. También la prometida subida salarial para los funcionarios.

El Plan contempla un escenario inercial, que no incluye medidas de ingresos adicionales -como nuevas subidas de impuestos- debido a que el Gobierno está en funciones. Pero sí incorpora una revalorización de las pensiones del 0,9% para 2020 con el objetivo de mantener el poder adquisitivo de los pensionistas y el mencionado incremento del 2% pactado con los sindicatos para subirle el sueldo de los funcionarios.

En materia laboral, el nuevo cuadro macroeconómico incluido en el Plan Presupuestario contempla un crecimiento del empleo del 2,3% este año y del 2% en 2020.

Crecimiento del empleo, según el Gobierno.

Crecimiento del empleo, según el Gobierno.

Esas previsiones de empleo son tambiénmás optimistas a las que anunció este lunes BBVA Research, que prevé un avance del empleo del 2,2% en 2019 y del 1,4% para 2020.

Y en el déficit también se muestra más optimista que las casas de estudio al fijar el déficit público con el que cerrará este ejercicio en el 2%, frente al 2,5% del año anterior. Y en 2020 se reduciría hasta el 1,7%, según las proyecciones del Ejecutivo que él mismo reconoce que tendrá que actualizar "tan pronto como sea posible".

Así, el Ejecutivo se compromete ante Bruselas a avanzar en la necesaria reducción de la deuda pública y se muestra optimista al avanzar que es proceso se verá reforzado "como consecuencia del registro de superávits primarios a partir de 2019, algo que no ocurría desde 2007".