Macroeconomía

El PIB volvió a crecer un 3,2% en 2016 pero empieza a dar señales de desaceleración

La economía española confirma el dato anticipado por el Gobierno, pero en el último trimestre frenó al 3%.

Noticias relacionadas

La economía española se expandió un 3,2% en 2016, cifra que marca el buen ritmo de crecimiento del PIB, que igualó la tasa de 2015. Al inicio del año parecía algo imposible, pero la inercia de la economía, inmersa en un círculo positivo de creación de empleo y aumento del consumo de los hogares, consiguió cerrar el año en lo alto del ciclo económico. También contó con el impulso positivo de la política fiscal, que en 2016 fue claramente expansiva por la bajada de impuestos que aprobó el Gobierno antes de las elecciones del 20 de diciembre y el aumento del gasto público.

Según el dato adelantado del PIB publicado esta mañana por el INE, la economía española creció un 0,7% en el cuarto trimestre del año, el mismo ritmo de crecimiento que el trimestre anterior. De esta forma, la economía española encadena 13 trimestres consecutivos de crecimiento y 10 de ellos con un ritmo superior al 0,5% trimestral.

Sin embargo, la economía española muestra signos de desaceleración en la recta final del año que invitan a pensar que el ciclo expansivo ha tocado techo y empieza a frenarse. El crecimiento trimestral del 0,7% de los dos últimos trimestres es el más bajo desde finales de 2014. Esto se ve reflejado en la tasa de crecimiento interanual, esto es, del trimestre con respecto al mismo periodo del año anterior. En este caso, el PIB creció un 3% interanual, la menor tasa de crecimiento desde el primer trimestre de 2015.

De confirmarse este dato adelantado por el INE, el ritmo de crecimiento de la economía empieza a mostrar signos de agotamiento. Cifras que refrendan los datos del mercado de trabajo publicados la semana pasada en la Encuesta de Población Activa (EPA). En 2016 encontraron trabajo 413.900 personas, un ritmo de crecimiento muy alto, pero un 21% inferior al del año anterior.

Esto no significa que la economía esté entrando en una fase de contracción, ni que deje de crecer, pero sí que el ritmo es más lento en términos reales. No será así en términos nominales (dato que todavía no ha publicado el INE para el conjunto de 2016), ya que el repunte de la inflación en los últimos meses hará que el crecimiento, incluyendo la subida de los precios, sea superior en los próximos años. El Gobierno estima tasas de avance del PIB en términos nominales superiores al 4% para el resto de la Legislatura.