Manifestación contra las clausulas suelo en Madrid

Manifestación contra las clausulas suelo en Madrid Efe

Macroeconomía Tribunal UE

¿Cómo pido que me devuelvan la cláusula suelo tras la sentencia del Tribunal de la UE?

Tras la resolución europea, los afectados por las cláusulas suelo tendrán que acudir, de nuevo, a los tribunales.

Javier G. Jorrín Cristina G. Bolinches

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que ordena la devolución de las cláusulas suelo abre la puerta a todos los afectados para reclamar a sus respectivas entidades. ¿Cómo hacerlo? Esta es una pequeña guía de los pasos que hay que seguir.

El primer paso, mirar la hipoteca

El primer paso, aunque resulte obvio, es saber si tu hipoteca tiene o no cláusula suelo. Lo  normal es que si desde hace un tiempo vienes pagando la misma cantidad y tienes una hipoteca referenciada al Euríbor, tu banco te esté aplicando una cláusula suelo. Es el momento de dar el segundo paso y revisar todos los papeles de cuando firmaste el préstamo. Entre todos ellos estarán las escrituras del préstamo hipotecario, no los de la compraventa del inmueble. Si no los localizas, se los puedes pedir al banco o directamente al notario. Es ahí donde puedes encontrar si realmente estás pagando una cláusula suelo, aunque cada entidad tiene su propio modelo y el lenguaje que utilizan no es siempre el mismo.

Una forma habitual de nombrar a las cláusulas suelo es “límite a la variación” y habitualmente aparece en el apartado de los intereses. Otra opción que pueden emplear es: “A pesar de lo expuesto anteriormente [en relación a los intereses] el interés nunca será inferior al X%”. Esa X (el porcentaje que sea) es tu cláusula suelo. Y si la tienes, toca reclamar.

La justicia europea obliga a la banca a devolver el dinero de las cláusulas suelo

Según los cálculos de Adicae, los bancos llegaron a cobrar, de media, hasta 3.000 euros a cada afectado por las cláusulas suelo. Una cuantía muy elevada. Según los cálculos del Banco de España, los bancos tendrán que devolver hasta 4.200 millones de euros cobrados indebidamente.

¿Hay que acudir a los tribunales otra vez?

Todo apunta a que los afectados tendrán que pasar por los tribunales. La única opción de que no tengan que acudir a la Justicia es que los bancos decidan devolver, por sí mismos, el dinero cobrado indebidamente. Hasta que esto ocurra, lo único que pueden hacer los afectados es recurrir a la Justicia.

Tienes varias opciones. Una de ellas es incorporarte como afectado a alguna de las macrodemandas que hay en curso, como es la que está llevando adelante Adicae. La asociación ha puesto al servicio de los afectados la Plataforma de Afectados de Claúsula Suelo, con la que ayudan y asesoran a los afectados. También asociaciones de consumidores, como Facua, tienen abiertos procedimientos judiciales por este tema.

La segunda vía es acudir directamente a un abogado profesional que gestione una demanda ante los Tribunales. Uno de los bufetes que más casos está llevando es Arriaga Asociados, que actualmente defiende a más de 2.500 afectados. Para Jesús María Ruiz, director general de ese despacho, “el Tribunal de Justicia de la Unión Europea hace justicia y blinda con esta Sentencia que en el futuro se vuelvan a aplicar en nuevas hipotecas”.

Es muy importante que el afectado calcule bien el dinero de más que le ha cobrado el banco durante todos los años de hipoteca. En primer lugar, porque no hay un patrón común en las cláusulas suelo, sino que cada una es diferente. Esto significa que cada caso es distinto y necesitará un cálculo particular.

Además, en algunas ocasiones, los bancos aplicaron reducciones en los intereses mensuales que pagan los afectados y otros descuentos, por lo que el cálculo se complica. Los expertos recomiendan contar con un experto para realizar este paso correctamente.

¿Cuánto y cómo tienen que devolver los bancos?

Aún no se sabe. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha determinado que los bancos tienen que devolver todo lo que han cobrado de más a sus clientes por las cláusulas suelo desde la firma de la hipoteca y no únicamente lo ingresado desde el 9 de mayo de 2013, el límite que había fijado el Tribunal Supremo español.

Ahora la banca tiene que decidir qué hace con esta patata caliente. El Banco de España cifra entre 5.000 y 7.600 millones de euros el importe que habrían cobrado de más, pero cada entidad, cada cliente, ha firmado sus propias condiciones. Una opción es que los bancos decidan de forma unilateral devolver todo lo que han cobrado, sin tener que obligar a los clientes a abrir un nuevo procedimiento judicial, lo que ahorraría, entre otras cosas, tasas judiciales.

Suponiendo que deciden devolverlas de manera unilateral, les queda decir cómo. Si lo devuelve de una sola vez, de forma diferida en el tiempo. “De entrada, es lo que le pedimos a la banca porque es una forma de ahorrar un nuevo colapso del sistema judicial español”, asegura Rubén Sánchez, portavoz de la organización de consumidores Facua.

La patronal de las cajas de ahorro, la CECA, asegura que la decisión de la justicia europea “ "no es de aplicación directa". Vamos, la devolución dependerá “en cada caso” de lo que vayan decidiendo los tribunales.

¿Cuánto le cuesta a los bancos?

En cuanto al coste que va a tener para las entidades, de nuevo, hay que ir caso a caso. Bankia, por ejemplo, ha cifrado en unos 200 millones de euros la retroactividad total de las cláusulas suelo de sus contratos hipotecarios, de los que ya ha provisionado unos 100 millones, según han informado a Europa Press fuentes de la entidad. La entidad, por tanto, tendría que provisionar otros 100 millones.

Liberbank, la entidad que más está sufriendo en bolsa (a media sesión cae más de un 13%) estima que el diferencial de intereses devengados por aplicación de las cláusulas suelo, vigentes a la fecha, desde su origen hasta el 9 de mayo de 2013 es de 83 millones de euros antes de impuestos, según ha comunicado a la CNMV. “Al cierre del ejercicio se estimará el impacto de este riesgo y se reflejará en los estados financieros”, matiza. Mientras, Banco Popular estima el impacto de la sentencia en 334 millones de euros, según ha comunicado al supervisor bursátil.

BBVA asegura que dotará una provisión en las cuentas anuales del año 2016 para cubrir la contingencia de futuras reclamaciones tras esta decisión. "El impacto negativo neto de esta provisión en el beneficio atribuido del grupo se estima preliminarmente en aproximadamente 404 millones de euros", señala a la CNMV. El año pasado, la entidad presidida por Francisco González ganó 2.642 millones de euros.

¿Y si ya he recurrido a los tribunales?

“Ahora mismo existen muchos procedimientos judiciales por las cláusulas suelo que estaban esperando a ver qué decía el Tribunal de Justicia de la UE. Por eso, en las próximas semanas, puede haber una cascada de sentencias a favor de los clientes con cláusulas abusivas”, indica el portavoz de Facua.

Así, tras esta sentencia, los procesos que ya estaban en el terreno judicial, siguen su curso y después de esta sentencia todo indica que los jueces se pronunciarán a favor de los afectados.

Si la banca se adelanta y devuelve el dinero por voluntad propia, esos afectados podrán dar un paso atrás en sus procedimientos y aceptar las condiciones que les propongan sus respectivas entidades.

Cuidado con las trampas

Adicae advierte que se ha encontrado situaciones en las que los bancos ofrecían a los afectados acuerdos para evitar que recurran ante los tribunales. “Desde el 7 de abril, las entidades han iniciado una campaña sin precedentes para convencer a sus clientes de que firmen unas modificaciones contractuales que, lejos de beneficiar al usuario, persiguen perpetuar los ingresos de la cláusula suelo con nuevas condiciones abusivas que Adicae ya ha denunciado a las autoridades”, alertan.

También desde los bufetes de abogados insisten que es importante que los afectados se informen bien antes de firmar cualquier modificación contractual que les ofrezcan los bancos. Una de las ofertas más recurrentes ha sido la de permitir cambios en el tipo de interés que pagan los consumidores. Lo que aparentemente es un buen trato, puede acabar perjudicando al afectado.