La decisión de Cimic de provisionar 400 millones de su negocio en Oriente Medio dejó a ACS a las puertas de superar los 1.000 millones de beneficio durante 2019. Pese a este contratiempo, las ganancias de la compañía presidida por Florentino Pérez ascendieron a 962 millones de euros durante el pasado año, un 5,1% más que en 2018.

Noticias relacionadas

Las ventas del grupo en 2019 alcanzaron los 39.049 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,5% gracias al buen rendimiento conseguido por la compañía en Norteamérica, Australia y España, que fueron los de mayor importancia para ACS durante 2019.

Las ventas en América del Norte representan un 50% del total. Europa un 20%, Australia un 19%, Asia un 6%, América del Sur un 6% y África el restante 1%. Las ventas en España suponen un 14% del total, lo que supone que el 86% del negocio de la empresa proviene del negocio internacional.

La cartera a cierre de 2019 se situó en 77.756 millones de euros creciendo un 7,7% respecto a la conseguida el pasado año. El 90% de la futura carga de trabajo de la compañía tiene su origen fuera de España.

El Ebitda ha alcanzado los 3.148 millones de euros, aumentando un 7,0% y mejorando su margen hasta el 8,1% sobre ventas. Por su parte el beneficio neto de explotación llegó a los 2.126 millones de euros, aumentando un 3,7%. El margen sobre ventas se sitúa en el 5,4%.

Abertis aporta 245 millones al beneficio

El beneficio del área de Infraestructuras creció 4,6% un tras la incorporación de Abertis desde el mes de junio de 2018. En 2019 la compañía de concesiones aportó 245 millones de euros al grupo, frente a los 175 millones en el periodo anterior.

Por su parte, el beneficio de Dragados alcanzó 117 millones de euros mientras que Hochtief disminuyó su contribución al beneficio neto operativo de ACS debido al cambio de participación del 71,8% al 50,4% por la venta a Atlantia en el cuarto trimestre de 2018. Sin este efecto y sin considerar el impacto por el cierre de las operaciones en Oriente Medio, el beneficio neto operativo de Construcción aumentaría un 10%.

El beneficio neto operativo del área de servicios industriales creció un 7,8% hasta los 350 millones de euros impulsado por el repunte de la actividad en el mercado español. El beneficio neto de servicios alcanzó los 38 millones de euros creciendo un 3,3% en comparación a 2018.

54 millones de deuda

En lo que tiene que ver con la deuda, ACS presenta al cierre de 2019 un saldo de deuda neta de 54 millones de euros. Sin considerar la financiación de proyectos, sin recurso para el accionista, el grupo presenta una posición neta de tesorería en los últimos tres ejercicios, cerrando el año 2019 con 87 millones de euros de caja neta operativa.

Del mismo modo, ACS ha abonado 195 millones de euros en concepto de dividendos, ha adquirido 568 millones de euros en acciones propias destinadas al pago del dividendo flexible, y los restantes 291 millones de euros corresponden a los dividendos a accionistas minoritarios, principalmente de Hochtief y Cimic.

Por último, las inversiones netas totales de ACS en 2019 ascendieron a 1.254 millones de euros. Las inversiones operativas netas han ascendido a un total de 659 millones de euros y corresponden en gran parte a la adquisición de maquinaria y equipamiento para los diversos proyectos del grupo, principalmente en las actividades de minería, obra civil e instalaciones industriales. Además, las inversiones financieras y en proyectos superaron los 1.000 millones de euros, mientras que las desinversiones se situarón en 450 millones de euros.