Primer objetivo a la vista. Con la legislatura echada a andar, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico tiene estos meses una tarea pendiente. Se trata de una de las leyes más mencionadas, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que se quedó a medias con el Gobierno anterior.

Noticias relacionadas

En este sentido, el ministerio que preside Teresa Ribera ya se marcó en la pasada legislatura esta norma como uno de los pilares de la apuesta 'verde' del Ejecutivo. Junto con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y la Estrategia para la Transición Justa, esta ley iba a ser el tercer punto sobre el que iba a erigirse el ministerio.

No obstante, no dio tiempo a llevarla a término. En este sentido, fue hace casi un año, el 22 de febrero de 2019, cuando el Consejo de Ministros dio su visto bueno al anteproyecto de Ley de Cambio Climático.

El objetivo, explicaba entonces el ministerio, era que la nueva norma fuera el marco normativo e institucional que "facilite y oriente la descarbonización de la economía española a 2050", de acuerdo a la Unión Europea y el compromiso adquirido mediante la firma del Acuerdo de París.

Según recogía el texto entonces, el objetivo para 2030 era reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 20% con respecto a 1990; generar el 70% de la electricidad con renovables; asegurar que al menos el 35% del consumo final de energía proviene de esta energía, y mejorar la eficiencia energética en al menos un 35% respecto a un escenario tendencial. 

Para 2050, recogía la norma, las emisiones de gases de efecto invernadero deberán reducirse al menos un 90% con respecto a 1990 y el sistema eléctrico deberá ser ya 100% renovable. 

¿El fin del coche 'fósil'?

Este anteproyecto de Ley trajo consigo algunas polémicas a las que el Gobierno tendrá que volver a hacer frente si en el texto no hay demasiados cambios, como es el caso de prohibir la venta y matriculación de coches 'fósiles' a partir de 2040.

Con un nuevo ministerio, la norma tiene que "volver a empezar", explican fuentes cercanas al proyecto, para hacer el recorrido completo de nuevo. Así las cosas, se da por hecho que esta va a ser una de las primeras tareas que va a acometer la ministra bajo su nuevo mandato.

Primero, el ahora ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico tendrá que revisar el texto del anteproyecto e incorporar las modificaciones que considere -si las hubiera-. Después, volverá al Consejo de Ministros y de ahí comenzará su recorrido parlamentario.

Una 'espinita' para Ribera en la anterior legislatura que, dan por hecho fuentes cercanas al ministerio, será curada cuanto antes.