Mobile World Congress, en una imagen de archivo.

Mobile World Congress, en una imagen de archivo.

Empresas TECNOLOGÍA

Las opciones de Madrid para arrebatar el Mobile World Congress a la Barcelona de Colau

En 2019 el MWC recibió 107.000 asistentes, generó 13.900 empleos y contó con 2.400 empresas expositoras.

Noticias relacionadas

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, manifestó el pasado jueves su intención de que el Mobile World Congress (MWC) se traslade a la capital"Haremos todo lo que esté en nuestro mano para traerlo", dijo en relación a la mayor feria mundial de tecnología móvil que desde el año 2006 se realiza en Barcelona.

Díaz-Ayuso se ha ofrecido como una solución a la indignación de los empresarios del sector tecnológico y de las telecomunicaciones frente a las recientes posturas del Ayuntamiento de Barcelona y de su alcaldesa Ada Colau, ante al Mobile.

En los últimos meses, la intranquilidad de los empresarios ha ido en aumento por la creciente imagen de inseguridad que genera Barcelona y los disturbios tras la sentencia del procés.  

Una situación que se ha agravado tras la publicación en la web del Ayuntamiento de Barcelona de un incendiario artículo contra la tecnología 5G -el gran protagonista del MWC de 2020- pidiendo frenar su despliegue hasta no tener certeza de que no afectase a la salud de los usuarios. Una publicación que sentó de la peor manera en el sector, según publicó EL ESPAÑOL.

Una nueva disputa entre Barcelona y Madrid en la que hay en juego un impacto económico de 473 millones de euros al año. Los últimos datos oficiales del Mobile de 2019 indican que el MWC recibió 107.000 asistentes, generó 13.900 empleos temporalescontó con 2.400 empresas expositoras, 160 delegaciones gubernamentales y 200 países y regiones. Todo ello en solo cuatro días. 

Gran escaparate mundial

Cifras que probablemente sitúan al MWC como el gran escaparate internacional de Barcelona. En ningún otro momento del año -se realiza a finales de febrero- Barcelona recibe a tanta gente en tan poco tiempo y con el impacto mundial que genera la primera feria tecnológica del sector de las telecomunicaciones.

Una exposición y un gran negocio que -a la luz de sus últimas declaraciones- Madrid no quiere dejar pasar, pese a que Colau retiró el polémico artículo después de la publicación de este diario en un intento de mejorar las relaciones con el Mobile.

Pero, ¿realmente Madrid tiene posibilidades de acoger el Mobile Wold Congress? Para responder esta pregunta debemos entender primero el contexto en el que se realiza la feria y su historia más reciente.

El Mobile World Congress es organizado por la GSMA, la asociación mundial de operadores móviles y compañías relacionadas, "dedicada al apoyo de la normalización, la implementación y promoción del sistema de telefonía móvil". 

Se estrenó en Barcelona en 2006, pero en años anteriores se realizó en diferentes partes del mundo -como Cannes, pasando por Niza, Berlín o Lisboa- bajo diferentes denominaciones como el Global Mobile Congress o el GSM World Congress

Mobile World Capital

Para asumir la organización y promoción de este evento, se creó hace más de una década la Mobile World Capital de Barcelona, una entidad público-privada con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat y empresas como Telefónica.

En 2015, la GSMA y Barcelona ampliaron su acuerdo -que vencía en 2018- por cinco años hasta 2023. "Estamos encantados de anunciar que Barcelona seguirá siendo Mobile World Capital y sede del Mobile World Congress durante los próximos ocho años", señaló en su momento el consejero delegado de GSMAJohn Hoffman.

La GSMA pactó con Barcelona una serie de condiciones mediante la cual la Ciudad Condal se comprometió el aumento de la inversión en infraestructuras en transportes y el servicios hoteleros. Una apuesta que les hizo ganar la puja frente a ciudades como París o Ámsterdam.

Los contratos firmados indican que hasta 2023 el Mobile no puede salir de Barcelona. Sin embargo, esto no le garantiza totalmente su permanencia. Con motivo de la tensión política generada por el procés independentista, la organización barajó dos alternativas para desarrollar el Congreso (Lisboa y Dubái) si finalmente las telecos decidían marcharse ante la inestabilidad institucional. 

Así lo reconoció el propio Hoffman hace un año, en la presentación del Mobile 2019. Pese a ello, la sangre no llegó al río y el evento se ha desarrollado los últimos dos años y lo hará este 2020, en medio de las tensiones independentistas. Con ello, Barcelona se asegura seguir teniendo un evento que ha generado más de 4.000 millones de impacto directo en más de una década.

Ifema y Madrid

¿Realmente han habido acercamientos con Madrid? Fuentes cercanas al MWC han reconocido a este diario que no tienen constancia de algún encuentro para valorar futuras candidaturas que, en cualquier caso, solo se tomarían en cuenta de cara a la edición de 2024.

Sin embargo, las fuentes consultadas creen que es muy difícil que si el Mobile sale de Barcelona se quede en Madrid, entre otras cosas porque hay una serie de ciudades en lista de espera que han manifestado oficialmente su intención de realizarlo como Lisboa, París o Dubái. 

En el caso de Madrid, desde Ifema tampoco tienen constancia de estas conversaciones o intenciones de querer llevarse el Mobile a Madrid. La empresa pública de la Comunidad de Madrid es la encargada de las ferias de esta región y sería la responsable de realizar un hipotético MWC en Madrid.

Hace una semana Eduardo López-Puertas, director general de Ifema, concedía una entrevista a EL ESPAÑOL y confesaba que le parecía imposible que el MWC llegase a Madrid. "Creo que no va a venir a Madrid. No sé si saldrá de Barcelona, pero yo creo que políticamente no interesa que salga de Barcelona para venir a Madrid", zanjó.