Tito Álvarez durante la pasada huelga del taxi.

Tito Álvarez durante la pasada huelga del taxi.

Empresas

Tito, el 'mesías' del Taxi, tendrá que pagar 8.000 euros por las huelgas de hace un año en Barcelona

La Generalitat le considera responsable de las movilizaciones contra los VTC entre el 17 y el 24 de enero.

Noticias relacionadas

Tito Álvarez, el 'mesías' del Taxi, tendrá que pagar por las protestas contra las VTC. En concreto, la Generalitat le ha impuesto una multa de 8.000 euros por las movilizaciones convocadas entre el 17 y el 24 de enero del año pasado en Barcelona.

Unas movilizaciones que, apunta la Generalitat, "no habían sido previamente comunicadas". En este sentido, al entonces portavoz de Élite Taxi se le considera responsable de infracciones administrativas de la ley Orgánica de protección de la seguridad ciudadana.

En concreto, se le atribuyen infracciones por ocupar la Gran Vía de Barcelona en las protestas contra la regulación de las licencias de los vehículos VTC (Uber, Cabify).

En una carta remitida a los medios tras conocer la sanción, Álvarez insiste en que para él la libertad de expresión "es fundamental", y por ello tiene como "referentes" a los Jordis, a quienes, confiesa, profesa "admiración brutal".

Reconoce que no hubo permiso

Sobre la acusación contra él, insiste Álvarez en que, cuando se decidió salir a la calle a protestar, las decisiones que se tomaron "fueron asamblearias", pero defiende su protagonismo: "Me expuse totalmente y nuestro cometido era canalizar esa indignación para que no acabara toda la ciudad desbordada, para que el conflicto se terminara lo antes posible". 

En la carta, el 'mesías' del Taxi niega, sin embargo, ser el convocante de las protestas: "No convoqué ninguna movilización porque no tengo legitimidad para hacerlo", asegura.

"¿Qué diferencia hay entre la represión del Estado hacia los Jordis y la represión de la Generalitat hacia mi persona o cualquiera que coja un megáfono y defienda sus derechos?", se pregunta.

En su relato, Álvarez se niega "a pagar ni un duro" e insiste en que recurrirá "hasta las últimas consecuencias". Además, apunta, este miércoles registrarán los permisos para que el taxi pueda protestar durante el Mobile World Congress, que se celebra la última semana de febrero. De este modo, reconoce que los permisos para las protestas de hace un año nunca se pidieron.