Críticas internas. Boeing ha remitido a los investigadores del Congreso de Estados Unidos cientos de mensajes internos de empleados que contenían comentarios muy críticos sobre el desarrollo del 737 MAX. Entre ellos, un mensaje decía que el avión fue "diseñado por payasos que a su vez son supervisados por monos".

Noticias relacionadas

Los mensajes, hechos públicos este jueves, muestran a empleados menospreciando el avión, la compañía, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) y los reguladores de aviación extranjeros.

En un intercambio de mensajes instantáneos el 8 de febrero de 2018, cuando el avión estaba en el aire y ocho meses antes del primero de dos accidentes fatales, un empleado le pregunta a otro: "¿Pondría a su familia en un avión entrenado en el simulador MAX?". El segundo empleado responde: "No".

En este sentido, los documentos remitidos por la compañía han revelado bromas y burlas hacia las potenciales debilidades de este modelo, involucrado en dos accidentes aéreos entre finales de 2018 y principios de 2019 en Indonesia y Etiopía con el resultado de 346 personas muertas.

El contenido de estas comunicaciones ya ha sido rechazado por Boeing que ha lamentado su "lenguaje provocativo" y destacado la intensa revisión de los simuladores del 737 MAX. En la misma línea, ha pedido perdón a la FAA por los comentarios conocidos y anunciado medidas disciplinarias, además de anunciar una revisión completa de estos hechos a nivel interno.

Simulador para pilotos

En los correos internos, varios trabajadores se alegran de las limitaciones en el entrenamiento, que vendría a rebajar los gastos de Boeing. En concreto, Boeing habría ofrecido un descuento de un millón de dólares por avión si la Agencia Federal de Aviación estadounidense exigía a los pilotos que entrenaran en simulador.

En un correo de un empleado del departamento de Marketing de Boeing, fechado en agosto de 2016, se felicitaba de que los reguladores dieran luz verde a limitar a una breve formación online a los pilotos que hubieran volado con el 737 NG, el antecesor del MAX.

"Puedes no haber pilotado un 737 NG en 30 años, que puedes dar el salto al MAX. ¡Me encanta!", dice un empleado mientras otro destaca el ahorro de costes que supone esto último. No fue hasta este martes cuando Boeing recomendó el uso del simulador para los pilotos que fueran a volar con este modelo.

Unos correos que salen a la luz mientras que la FAA no se ha pronunciado sobre si valora el regreso del Boeing 737 MAX a los cielos estadounidenses.