Luca de Meo ya no es presidente de Seat. Tras meses de rumores, el directivo italiano ha dejado la dirección de la marca española para recalar en Renault en los próximos meses. La decisión se ha hecho efectiva en el día de hoy, según han confirmado fuentes de la compañía a EL ESPAÑOL. 

Noticias relacionadas

"Seat informa de que Luca de Meo ha dejado, a petición propia y de mutuo acuerdo con el Grupo Volkswagen, la presidencia de Seat. Luca de Meo seguirá formando parte del Grupo hasta nuevo aviso", según ha informado la compañía.

El directivo italiano da de esta forma el paso necesario para volver a Renault. Una decisión que se lleva cociendo desde hace meses y que ahora se acerca con la renuncia de su cargo en Seat. Para que cristalice aún deberán concluir las negociaciones en referencia a las incompatibilidades asociadas a su cargo.

Los contratos de directivos de este nivel suelen contar con cláusulas de no competencia que les impiden recalar de forma directa en una compañía competidora sin un mutuo acuerdo. Se espera que a lo largo de las próximas semanas estas negociaciones culminen y que el italiano tenga luz verde definitiva para tomar las riendas de Renault.

De Meo, que llegó a la presidencia de Seat en noviembre de 2015 cuando sustituyó al aleman Jürgen Stackmann, es considerado el padre del renacer de Seat. El italiano ha liderado la transformación de la marca española durante los últimos años. Una mandato en el que, además de los nuevos lanzamientos y la apuesta total por el diseño, ha cosechado unos resultados económicos históricos.

Beneficio y facturación, disparados

Seat incrementó su beneficio operativo un 33,4% hasta alcanzar los 254 millones de euros en 2018. Según los últimos resultados publicados por el grupo Volkswagen, la marca española cerró el pasado ejercicio con un volumen de negocio de 10.202 millones, un 3,1% más que el año anterior. Ambas cifras supusieron un récord para la empresa.

En lo que respecta al futuro de Seat, el actual vicepresidente de Finanzas, Carsten Isensee, añadirá a sus funciones la presidencia de Seat, por el momento.

Aunque la marcha era esperada por el conjunto del mercado, De Meo deja un importante hueco en la dirección de la marca española. Un vacío que desde el sector no ven como algo dramático ya que se considera que las líneas maestras de la estrategia de Seat para los próximos años están marcadas y son firmes. 

Su sucesor será el encargado de afianzar el rumbo de la compañía centrado en la electrificación y la apuesta por el lanzamiento de nuevos vehículos y servicios para impactar en el nuevo paradigma de la movilidad urbana. Un complejo reto, debido a lo altas que están las expectativas, pero que el sólido trabajo realizado durante los últimos años facilitarán al responsable de tomar el timón de Seat.