Sede de Telefónica en Madrid, en una imagen de archivo.

Sede de Telefónica en Madrid, en una imagen de archivo.

Empresas TELECOMUNICACIONES

Telefónica: a punto de adjudicar la segunda parte de su red 5G con Ericsson y Nokia como favoritas

La operadora ya adjudicó la red 'core' a Huawei pero con el objetivo de tener en el corto plazo varios proveedores.

Noticias relacionadas

Sin prisas, pero sin pausas Telefónica comienza a cerrar las primeras fases de su futuro despliegue comercial de 5G. La operadora adjudicó hace diez días el despliegue core a Huawei y, según ha confirmado EL ESPAÑOL, prevé adjudicar la segunda parte de su red (el radio) en las próximas semanas.

Estas mismas fuentes indican a este periódico que Telefónica abrió a finales de noviembre el proceso para elegir proveedores -será más de uno- en una adjudicación que en estos momentos está en fase de análisis de las propuestas y que debería concluir como tarde en enero. A esta adjudicación se han presentado Ericsson y Nokia, entre otras, dos de los proveedores de red que ya trabajan con operadoras españolas.

De hecho, las fuentes consultadas indican que los dos proveedores europeos tienen más papeletas para ser elegidos. En especial los suecos, que ya trabajan con Telefónica en pilotos que se están desplegando en varias ciudades españolas. 

El core es el sistema central de la red donde está la información de los clientes y las funciones principales, mientras que el radio es transmisión pura de datos. En el caso de las redes 4G el core es mucho más importante y estratégico para las operadoras, aunque la futura arquitectura del 5G le confiere menos importancia, ya que los despliegues permitirán tener la red core distribuida en varios puntos.

Adjudicación a Huawei

De esta manera, tanto la adjudicación a Huawei en el core y la de radio que se conocerá en semanas, tienen una importancia equivalente en los futuros despliegues de Telefónica. Estos proveedores serán los encargados de construir los cimientos de la futura red comercial 5G de la operadora en España.

A comienzos de diciembre, Expansión adelantó que Telefónica había firmado con Huawei un contrato para el desarrollo del núcleo central de su red 5G, pero solo como un primer paso de una estrategia multiproveedor. De hecho, el objetivo de la operadora es tener en 2020 otro suministrador de core que comparta funciones con el fabricante chino.

La justificación de Telefónica para cerrar el primer contrato 5G con Huawei fue que el fabricante chino ya gestiona su red 4G, por lo que es mucho más fácil y óptimo realizar la transición hacia los nuevos servicios. Una decisión que en principio representó un espaldarazo para el grupo chino cuestionado por Estados Unidos y por la Administración Trump.

No obstante, este martes en conversación con Reuters, el CTO de Telefónica, Enrique Blanco, indicó que el objetivo de la operadora es que en el mediano los equipos de Huawei prácticamente desaparezcan de la arquitectura de su red debido a su escasa voluntad de compartir despliegues con otros operadores.

Despliegue comercial

Fuentes de la operadora han puntualizado a este diario que Huawei prefiere realizar despliegues en solitario y compartir todo el core de la red, algo que no encaja en la voluntad de Telefónica de que ningún proveedor, independientemente de su nacionalidad, tenga toda la información de los clientes y de la compañía en su sistema.

En el caso de la adjudicación del radio de la red que se conocerá en los próximos días, el objetivo es crear un único ecosistema que siente las bases del 5G de Telefónica, pero con varios proveedores. La operadora no da pistas todavía para la fecha de su despliegue comercial, pese a que ya ha anunciado movimientos en Reino Unido y Alemania.

Las fuentes consultadas indican que tras cerrar la adjudicación del radio y del nuevo espectro de 700 MHz antes del primer trimestre, los primeros despliegues masivos de Telefónica en 5G podrían estar concluidos en 2020. Otra cosa es que la compañía decida comenzar a comercializarla, una decisión estratégica que muchos creen que se tomará cuando existan precios más accesibles para los terminales en torno a mediados del próximo año.