Rob Cassedy, CEO de Wallapop, durante su última visita a Madrid.

Rob Cassedy, CEO de Wallapop, durante su última visita a Madrid. ©Natalia Ibarra

Empresas TECNOLOGÍA

Wallapop se hace mayor: prevé duplicar sus usuarios en tres años y llegar a los 20 millones

EL ESPAÑOL charla con Rob Cassedy, CEO de la compañía, que hace balance de un año en el cargo.

Noticias relacionadas

Wallapop -el gran mercadillo digital de internet- fichó en octubre del año pasado a Rob Cassedy como nuevo CEO en sustitución de Agustín Gómez, uno de los fundadores de la compañía. Después de un par de años en eBay Alemania como director general, Cassedy conoce como pocos la transformación de las plataformas de comercio digital.

Una experiencia que ha sido clave en reposicionar las prioridades poniendo el foco (más si cabe) en la sostenibilidad y en el crecimiento y aparcando -de momento- la búsqueda inmediata de rentabilidad. En conversación con EL ESPAÑOL, Cassedy hace balance de su primer año al mando de la compañía española y pone sobre la mesa ambiciosos objetivos de crecimiento.

Actualmente, Wallapop tiene 10 millones de usuarios activos al mes -que navegan por la página y realizan alguna transacción- con un crecimiento anual del 20%. De ellos, nueve millones de usuarios realizaron alguna transacción en el último año, el 15% de ellos a través de Wallapop envíos, el proceso en el que la compañía se convierte en marketplace y deja de ser solo un punto de encuentro entre particulares a través de sus avisos clasificados.

El objetivo de Cassedy -según indica- es duplicar sus usuarios que realizan transacciones hasta los 20 millones en tres años, es decir al finalizar 2022. Un objetivo importante y que está en la línea de la progresión actual. "Es nuestra meta", advierte.

Crecimiento antes que rentabilidad 

De momento, las cifras acompañan con 65 millones de artículos subidos a la plataforma en el último año y una media de 200.000 productos al día. Una estrategia centrada en "aprovechar las oportunidades" y que, por el momento, no está centrada en la rentabilidad.

"Ser rentable no está en el centro de mis objetivos inmediatos. Estamos invirtiendo en crecimiento y maximizamos el valor, pero necesitamos hacerlo de una forma inteligente. Estamos buscando como potenciar nuestro crecimiento, pero no perseguimos ser rentables ahora mismo o en el próximo mes. Debemos estar seguros de invertir en las oportunidades correctas. Podríamos ser rentables cuando quisiéramos, pero hemos decidido buscar oportunidades para seguir creciendo e invertir en el futuro" indica.

La compañía elevó un 21% sus ingresos, hasta 13,7 millones de euros, en 2018 y llegó a los beneficios por primera vez desde su fundación en 2014. No obstante, estos buenos resultados se produjeron gracias a la venta de la participación del 31% que tenía en el capital de su competidor estadounidense LetGo. Este resultado extraordinario permitió a la compañía pasar de unas pérdidas de 35,9 millones de euros en 2017 a un beneficio neto de 134,5 millones en el pasado ejercicio.

¿Están contentos los inversores con estos números y con los objetivos de crecer antes que lograr la rentabilidad?. "Definitivamente nuestros inversores piensan lo mismo", zanja Rob Cassedy. "Hablamos en varias conferencias de inversores en lo que va de año y creo que ellos ven que hay gran potencial de crecimiento en negocios sostenibles y entienden que estamos generando inversión para mejorar nuestro modelo de negocio".

Rob Cassedy, durante un momento de la entrevista.

Rob Cassedy, durante un momento de la entrevista. ©NataliaIbarra

"Estamos en un negocio sostenible y saludable y los inversores ven que estamos trayendo clasificados y marketplaces y estamos haciendo un mercado cada vez mas transaccional. En esta línea, creo que están más preocupados por las oportunidades que por los beneficios que tengamos en el próximo trimestre", indica. 

Parte de este crecimiento pasa por una transición del actual modelo. El objetivo de la compañía es estar cada vez más involucrada con sus clientes pasando de ser solo una página de avisos hacia un marketplace en el que sugieran a los usuarios qué comprar y les ayuden en su proceso de compra.

"Estamos encantados con que nuestros usuarios realicen sus transacciones libremente, pero si podemos ayudarles de acuerdo a sus necesidades, mucho mejor. No empujamos a la gente para que utilice nuestro marketplace, pero podemos ayudarlos a deshacerse de las cosas que no necesitan y decirles cómo pueden hacerlo de una forma más sostenible".  

Un proceso que empezó hace un par de años y que implica que Wallapop entre en el proceso de compra y gestione el pago del dinero y realice los envíos, un cambio radical si consideramos que tradicionalmente los usuarios han contactado a través de la plataforma, pero que luego han cerrado la transacción de manera presencial para ahorrar costes.

Denuncias de Facua

Este nuevo sistema no ha estado exento de dificultades y ha estado en el punto de mira tras las denuncias de Facua por no entregar a numerosos usuarios el dinero de las ventas que realizan a través de la plataforma"En el proceso de integrar pagos y servicios de envío, el volumen ha aumentado mucho y ha generado que un pequeño porcentaje de usuarios tenga estos problemas. Estamos en un proceso de revisar todos nuestros pagos y esperamos dar respuestas pronto", describe el CEO. 

¿Qué ha pasado? "Cuando implementas un nuevo servicio, los retos son mucho mayores y el tiempo de espera está siendo más largo del que quisiéramos. Creo que el problema realmente pasa por recortar estos tiempos de espera, ya que sabemos que no es nuestro dinero y que somos solo un intermediario. Pero todo esto no quita que prácticamente todos nuestros usuarios tengan una gran experiencia en Wallapop", zanja.

Pero por sobre toda la estrategia de la compañía está la sostenilidad y eso no ha cambiado desde su fundación en 2014, según recalca Cassedy, que visitó Madrid la semana pasada -la sede de Wallapop está en Barcelona- a propósito de la Cumbre Mundial del Clima COP25. "He venido a España y a esta compañía porque tiene un propósito: creamos oportunidades para nuestros clientes convirtiendo las cosas que ya no quieren en dinero. Es un negocio totalmente sostenible alargando la vida de más de 65 millones de productos al año".

Inversores y sostenibilidad

"Pero es que además creamos lazos con personas y con su comunidad. Me vive a vivir a España el pasado otoño desde Alemania y una de las primeras cosas que hice fue vender la cuna de mi hija -tiene ahora dos años- en Wallapop, creando una conexión con la mujer a la que se la he vendido". "Le ofrecemos oportunidades a la gente y les ayudamos a crear una sociedad mas sostenible", subraya.

¿Ha cambiado algo con la mayor concienciación con la sostenibilidad? "Nuestra apuesta por la sostenibilidad ha estado siempre con nosotros, ha estado ahí desde nuestra fundación en 2014. La diferencia es que nuestros clientes nos están viendo de forma diferente y están cambiando sus maneras de consumir, lo que refuerza nuestro modelo".

¿Lo ven los inversores? "Los inversores están empezando a confiar en las compañías sostenibles no solo porque crean que es bueno, sino que porque creen que es mejor para los usuarios. No necesariamente somos atractivos para todos los inversores, pero hay muchos que están convencidos de que tenemos un modelo de crecimiento sano que combina lo mejor de los dos mundos: sostenibilidad y crecimiento".