Florentino Pérez, presidente de ACS, durante la junta general de accionistas de 2019.

Florentino Pérez, presidente de ACS, durante la junta general de accionistas de 2019.

Empresas

ACS vende una parte de una autopista en Florida por 400 millones

ACS mantiene un interés minoritario del 12,5% en la concesionaria y continuarágestionando el día a día.

Noticias relacionadas

ACS ha vendido el 37,5% de una autopista de Florida, la I-595 Express, en la que hasta ahora controlaba el 50%, por lo que reduce al 12,5% su participación en la vía, una de las tres que tiene en Estados Unidos, según informó la compañía.

El grupo que preside Florentino Pérez obtendrá una plusvalía de 20 millones con la venta de este porcentaje, valorado en unos 400 millones de euros, dado que, según la empresa, la totalidad de la infraestructura tiene un valor de unos 1.060 millones.

ACS ha vendido el 37,5% de esta vía a su socio en este proyecto, TIAA, firma estadounidense de servicios financieros para los ámbitos académico, médico y cultural.

La operación se enmarca en la estrategia del grupo español de rotar los activos más maduros para levantar recursos para nuevos proyectos. Además, tiene lugar unos días después de que vendiera al fondo Hermes el 74% del capital de los seis tramos de autovía de 'peaje en sombra' que tiene en concesión en España.

En el caso de la vía estadounidense, ACS, además de conservar una participación del 12,5% en la sociedad concesionaria, continuará gestionando la infraestructura a través de un contrato de prestación de servicios.

También se encargará de todos los trabajos de mantenimiento de la autopista a través de una empresa operadora a partir del año 2024 y hasta que en 2044 concluya el contrato de concesión.

La autopista I-595 Express es uno de los principales ejes de comunicación del Sur de Florida y la primera que se construyó en el país con el sistema de pago por disponibilidad, por el que el Estado paga al constructor una cantidad anual desde el momento en que entra en servicio la vía, que queda libre de peaje directo para el conductor.

El proyecto, logrado en 2009, consistió en mejorar una tramo de 17 kilómetros de longitud la autopista, que cuenta con un innovador sistema de carriles reversibles en la mediana, que se emplean en función del tráfico. La vía está en servicio desde que en marzo de 2014 concluyeron estas obras de mejora.

Se trata de uno de los principales proyectos que ACS tiene en Estados Unidos, un mercado estratégico para la empresa y el primero por ingresos por delante de Australia.