Un avión de la aerolínea irlandesa Ryanair en una imagen de archivo.

Un avión de la aerolínea irlandesa Ryanair en una imagen de archivo.

Empresas

Ryanair la vuelve a liar: prohíbe viajar a una pasajera por llevar una silla de rueda eléctrica

La aerolínea manifestó que esta no cabe en la bodega del avión y en un principio se negó a devolverle el dinero a la afectada. 

Noticias relacionadas

Ryanair ha vuelto a los medios por un problema con un cliente. La empresa ha prohibido volar desde Sevilla a Valencia a una mujer en silla de ruedas. ¿Por qué? Según la aerolínea, la silla de ruedas con la que viajaba superaba el tamaño permitido para poder transportarla en la bodega del avión. 

Belén Hueso, la afectada, había planeado pasar el puente de la Constitución en Sevilla. Haría la ida en AVE y la vuelta en avión con la aerolínea irlandesa. Cuando procedió a comprar el billete de avión, Hueso informó a la empresa de las características de su silla de ruedas, un requisito que tienen que cumplir todas las personas con movilidad reducida. 

Sin embargo su sorpresa llegó cuando la aerolínea le informó que con esa silla de ruedas no podría viajar. Solo podría hacerlo con una silla de ruedas normal y plegable. ¿La razón? la empresa asegura que "no cabe en la bodega del avión", según ha explicado Hueso al diario Levante-EMV.

Una excusa "absurda", ha manifestado la afectada, porque "una silla eléctrica cabe perfectamente en la bodega". Además, Ryanair no menciona en ningún momento de su página web que no pueda transportar este tipo de sillas. 

Concretamente, la aerolínea informa que "se permite a los clientes viajar con su propia silla de ruedas eléctrica/scooter de movilidad". Las únicas limitaciones que pone en este asunto es que no se puede transportar más de dos sillas por vuelo y que estas deben contener "baterías secas, de gel o de iones de litio". La silla de ruedas de la valenciana se encuentra entre estas últimas. 

A cambio, Ryanair le propuso "viajar con una silla manual y plegable", una propuesta que Hueso ha rechazado porque padece Ataxia de Friedreich, una enfermedad rara neurodegenerativa que le impide hacer uso de un vehículo de propulsión manual, por lo que esa opción no le era válida. 

El problema llegó luego. Cuando la afectada solicitó el reembolso del billete pagado Ryanair se negó completamente, una decisión que ha cambiado unos minutos después de que Levante-EMV se hiciese eco de la noticia. Y es que tras hacerse pública la restricción de la aerolínea con esta pasajera, la empresa ha llamado a la afectada y le ha asegurado que "en breve" le devolverá el importe del billete.