Red Eléctrica (REE) ha aprobado este martes ajustar la plantilla en función de las necesidades del grupo para adaptarse a los recortes en los ingresos que plantea la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Noticias relacionadas

En concreto, el consejo de REE ha dado luz verde a este ajuste que, según fuentes cercanas al grupo, aún no está cuantificado. En este sentido, se determinará en función de cómo sean los recortes de ingresos que plantee la CNMC, puesto que la intención de la compañía es mantener los objetivos del Plan Estratégico 2018-2022, manteniendo el dividendo y las inversiones.

El plan de ajuste, que ha sido comunicado previamente a los sindicatos, deberá ser presentado en la próxima reunión del Consejo de Administración de la compañía junto con la propuesta de presupuesto para el año que viene. 

Sería, de este modo, el primer plan de ajuste de plantilla de su historia. En principio, se trataría de un plan de salidas incentivadas voluntario que facilite la captación de nuevas capacidades y habilidades, especialmente digitales, necesarias en la plantilla del grupo y que reduzca el coste de gastos de persona. Según ha podido saber este periódico, la idea inicial es apostar por prejubilaciones. El tope máximo de plantilla al que afectaría sería del 3%, según fuentes de la compañía.

No obstante, el plan de ajuste estará enmarcado en varias líneas generales que afectarán de forma directa a la compañía: de congelación salarial a un plan de eficiencia.

Recorte en el gasto y salarios congelados

En este sentido, el consejo de REE ha aprobado un recorte en el gasto presupuestario hasta 2020 que incluya potenciar todas las sinergias existentes entre las empresas del grupo con un impacto económico de 32 millones de euros al año.

Además, el plan de ajuste vendrá acompañado de la congelación de la retribución del Consejo de Administración y de los sueldos y salarios del equipo directivo, así como un plan de eficiencia y transformación que impulse la automatización, digitalización, etc. y que permita reducir costes.

Reunión con los sindicatos

Según ha podido saber este periódico, el próximo viernes la compañía y los sindicatos se sentarán para decidir qué medidas concretas se ponen en marcha.

Una decisión que Red Eléctrica toma a pesar de que la CNMC suavizó los recortes inicialmente previstos en la circular que aprobó a finales de octubre. 

En concreto, en lo que se refiere a la retribución al transporte de energía eléctrica, actividad que realiza la compañía, el organismo que preside Marín Quemada la sitúa para el total del periodo 2020-25 en 8.643 millones de euros, frente a los 9.315 millones de euros que resultarían de mantenerse el sistema de retribución vigente. Esto supone dejar el 'hachazo' en el periodo a la actividad en un 7,2%, frente al 8,2% planteado en el borrador de julio.