Fiat Chrysler Automobiles (FCA) y el Grupo PSA han asegurado a sus empleados que firmarán el acuerdo de fusión "en las próximas semanas", por el cual crearán el cuarto consorcio automovilístico más grande del mundo, valorado en 45.000 millones de euros.

Noticias relacionadas

Según un mensaje interno enviado a los trabajadores de ambas compañías, al que tuvo acceso Reuters, están implicadas en el proceso más de 50 personas.

PSA y Fiat Chrysler Automobiles iniciaron a finales del pasado mes de octubre un proceso de negociación para la formación de un nuevo consorcio automovilístico, que se convertirá en el cuarto fabricante mundial de automóviles y permitirá a las dos empresas alcanzar unas sinergias anuales de unos 3.700 millones de euros.

Una vez firmado el acuerdo, el presidente de FCA, John Elkman, pasaría a ser el presidente de la nueva compañía, mientras que el consejero delegado sería Carlos Tavares, actual presidente de PSA. El resto del consejo de administración estaría compuesto de seis miembros del grupo dueño de Peugeot y cinco procedentes de la compañía propietaria de Fiat.

Además, como parte del trato, PSA pagaría 3.000 millones de euros a sus accionistas procedentes de la venta de una parte de Faurecia. FCA abonaría a sus accionistas en dividendos un total de 5.000 millones de euros, mientras que distribuiría las ganancias obtenidas de la venta de Comau, valorada en 250 millones de euros.

Grupo PSA y Fiat Chrysler tendrían así unas ventas combinadas de unos 8,7 millones de vehículos al año y una facturación de alrededor de 170.000 millones de euros al año.

Asimismo, la combinación de sus negocios generará ahorros anuales de 3.700 millones de euros, gracias a la utilización eficiente de los recursos para el desarrollo de plataformas de vehículos a gran escala, así como en el campo de los motores y en las compras de componentes.