Laurent Paillasot, CEO de Orange España, durante el 20 aniversario de la compañía.

Laurent Paillasot, CEO de Orange España, durante el 20 aniversario de la compañía.

Empresas FINANZAS

De la cuenta naranja al banco naranja: Orange Bank tendrá en un año los mismos servicios que ING

El objetivo de la operadora es que su banco esté totalmente operativo y plenamente competitivo antes de finalizar el año 2020.

Noticias relacionadas

Orange Bank se presentó en sociedad este lunes tras un año de duro trabajo en las oficinas de la operadora francesa en España. Un lanzamiento por todo lo alto que apuesta por agitar el mercado de las cuentas de ahorro con una remuneración del 1%, inaudita para el mercado actual y a contracorriente de sus competidores que intentan sobrevivir a duras penas con los tipos de interés prácticamente en negativo.

Un producto agresivo que recuerda al lanzamiento de la cuenta naranja de ING a comienzos de siglo y que llegó a remunerar hasta con un 5% en 2009. Eran otros tiempos en los que no había crisis ni rescate financiero. 

Los productos lanzados por Orange Bank, su plan de crecimiento y su proyecto confirman que el banco quiere inspirase en el éxito fulgurante de ING y cubrir el hueco dejado por la entidad holandesa que ha ido recortando drásticamente la remuneración de su cuenta naranja hasta quedarse en el 0,01% a partir de 2018.   

En el mercado se reconoce el arrojo de Orange Bank por querer lanzar un producto rupturista que está completamente fuera de lo que actualmente ofrece el mercado. Considerando el estado de las cuentas de ahorro de los bancos, el 1% de Orange podría equivaler a lo que intentó ING hace veinte años, aunque hay dudas respecto a que si su efecto será similar.

ING pasó de no tener ningún cliente en 1999 en España a crecer hasta los 3,81 millones en una década gracias a su agresiva política comercial. Un camino similar al que quiere recorrer Orange Bank. El objetivo es alcanzar un millón de clientes en 10 años y llegar a rentabilidad en menos de cinco años. Para ello tiene una base cautiva de clientes de Orange que supera los 16 millones.

¿Se mantendrá para siempre el 1%?

Públicamente, Orange dice que el 1% no es una oferta puntual sino que un producto con un largo recorrido. Respecto de su eventual rentabilidad apuntan a una solidez financiera consolidada en su incipiente división de seguros y su negocio de financiación de móviles, que pasará a depender del banco. 

No obstante, en privado reconocen que el producto deberá avanzar con los tiempos, evolucionar con el entorno y con los tipos del BCE. En defintivia, todo dependerá de la velocidad o lentitud con que se cumplan los objetivos de captación de clientes. 

Del mismo modo, en el sector consideran que para ningún banco es rentable ofrecer un 1% con el estado actual del mercado y que todo lo que se ofrezca deberá ser subvencionado por la operadora. Esto significa que el 1% debería desaparecer a medida que vaya madurando el banco y que otros productos puedan tomar su testigo.

Lo que está claro es que Orange Bank seguirá creciendo. Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, prácticamente toda su oferta y funcionalidades estarán a pleno rendimiento antes de finalizar 2020. Siguiendo nuestra analogía, en un año Orange Bank será lo más parecido a lo que ING fue en su momento, aspirando a cubrir el hueco dejado por el banco naranja.

Competencia de Orange Bank

El objetivo es tener en este periodo toda la red de más de 1.100 oficinas operativas para vender productos bancarios, estar en todas las marcas de la operadora (actualmente solo está en Orange) y dar el salto a clientes ajenos a la teleco

En cuanto a productos se ampliarán a la venta de seguros, lanzarán nuevas condiciones más atractivas de financiación e incluso realizarán sus primeros pilotos con la banca de inversión. La única gran área que no tocarán -al menos en este plazo- serán las hipotecas, que requieren más tiempo y que probablemente no estén funcionando a partir de dos años, al igual que ha pasado en Francia

El objetivo de Orange es competir primero con bancos como Openbank, Wizink o Evo Banco, para luego intentar hacerse un hueco entre los grandes como Santander, BBVA, Caixabank o Bankia. Un largo camino que ya ha comenzado.