Bolsa de Madrid, imagen de archivo.

Bolsa de Madrid, imagen de archivo.

Empresas

La banca vuelve a ser el sector más castigado y el Ibex pierde los 9.200

Bankinter es el valor más castigado en una jornada que ha sido muy compleja para los inversores españoles. 

Noticias relacionadas

Nueva jornada de nervios en el Ibex 35. Los inversores desconfían de los planes de la coalición de Gobierno entre PSOE y Podemos y los números rojos se han instalado en el mercado. El selectivo ha cerrado la sesión de este miércoles en los 9.194 puntos, con una caída del 1,21%. 

La banca ha vuelto a ser el sector más afectado por la evolución del mercado. Bankinter se ha dejado un 3,74%; el Santander pierde un 3,5% mientras que el BBVA se deja cerca del 3%, lo mismo que el Sabadell. Bankia, por su parte, se deja un 2,8%. 

Los inversores temen las medidas que puedan aplicarse contra el sector financiero, como una subida de impuestos. A ello hay que sumarle también la posibilidad de que el nuevo Gobierno decida paralizar la privatización de Bankia o, incluso, optar por hacer un banco público que "atienda" necesidades sociales. 

Una mala jornada para el mercado español, en donde también hay otros valores que han caído con fuerza. ACS se deja más de un 3,5% mientras que MásMóvil retrocede un 3,5%. En la parte alta de la tabla están Grifols con avances superiores al 2,5% y Amadeus con sumas mayores del 1%. 

Aumentan también en el día de hoy los costes de financiación. El bono a 10 años está en el 0,44%, lo que supone un avance del 1%. También hay que fijarse en la evolución de la prima de riesgo que avanza hasta los 74 puntos básicos. 

Pese a que el preacuerdo de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos se compromete a perseguir el "equilibrio presupuestario" y el "control del gasto público", a impulsar la digitalización y a seguir adelante con la Transición Ecológica en la que ya están inmersas las grandes empresas energéticas del país, lo cierto es que el programa de Unidas Podemos en materia económica asusta a los inversores.

La prueba es que el pasado martes tras conocerse el consenso entre Sánchez e Iglesias el índice español se dio la vuelta y se tiñó de rojo, aunque con descensos inferiores al 1%.