El cierre de las centrales de carbón se nota con fuerza en los resultados de Endesa. La eléctrica que dirige José Bogas se ha anotado un beneficio neto de 176 millones de euros hasta septiembre, un 85% menos que el mismo periodo del año anterior.

Noticias relacionadas

Así, tal y como  ha explicado la eléctrica este martes a la CNMV, el impacto del deterioro contable de las centrales térmicas ha sido de 1.052 millones. A finales de septiembre, la compañía aceleraba el cierre de As Pontes (Coruña) y Litoral (Almería), meses después de hacer pública su intención de bajar la persiana a sus otras dos centrales de carbón: Compostilla (León) y Andorra (Teruel).

En la presentación de resultados, Endesa ha recordado que la decisión de promover la discontinuidad de la actividad de las dos centrales señaladas se tomó "ante la clara ausencia de perspectivas de mejora en el futuro". El deterioro contable de su valor ha ascendido finalmente a 1.398 millones de euros con un impacto en el resultado neto de 1.052 millones de euros.

"Este deterioro contable no tiene impacto en el beneficio neto ordinario de la compañía, y, por consiguiente, tampoco en la retribución a los accionistas a través del dividendo", explica la compañía.

Los resultados de Endesa hasta septiembre.

Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) de la eléctrica a cierre de septiembre se situó en los 2.898 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 4%. La compañía atribuye esta cifra a la "buena evolución" del negocio liberalizado (que incrementó un 18% su Ebitda hasta los 1.160 millones de euros), a la estabilidad del negocio regulado y al esfuerzo de contención de los costes fijos.

Asimismo, los ingresos de Endesa en el periodo de enero a septiembre alcanzaron los 14.805 millones de euros, lo que supone un descenso del 4% respecto a los obtenidos en los nueve primeros meses de 2018.

Apuesta 'verde'

Inmersa en el proceso de descarbonización del parque de generación eléctrica, Endesa ha incrementado las inversiones necesarias para impulsar el desarrollo de los 879 MW de nueva potencia en energías renovables que se adjudicó en las subastas organizadas por el Gobierno en 2017.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha afirmado que "las inversiones en energías renovables y en digitalización que la empresa está afrontando son elemento clave para continuar ofreciendo buenos resultados en un mercado cada vez más complejo".

En este sentido, ha apuntado Bogas, el 50% de todas sus inversiones y el 80% de toda la inversión de desarrollo en estos primeros 9 meses ha sido para proyectos renovables. "Seguimos así en la senda de liderar la transición energética en España, como lo demuestra nuestra cartera de nuevos proyectos renovables, que asciende a unos 12.000 MW en estos momentos, de los que 4.600 MW ya tienen adjudicados puntos de conexión”, ha asegurado.

La mirada está puesta en el Plan Estratégico 2020-2023 que la eléctrica presentará al mercado en noviembre, y que marcará la hoja de ruta de la compañía para invertir más de 1.000 millones de euros anuales solo en renovables hasta 2030 con el objetivo de instalar hasta 10.000 MW. Una inversión que se completará con inyecciones adicionales en redes, electrificación, ahorro y eficiencia.