¿Cuál es el futuro de los asistentes de voz? En un mundo hiperconectado en el que estos dispositivos alcanzó los 100 millones a finales del año 2018, el debate no es casual. El futuro es el hogar conectado y los dispositivos de control por voz tendrán el control, por lo que cualquier paso en falso que se dé en el desarrollo de esta industria puede afectar la línea de flotación del la conectividad del futuro.

Noticias relacionadas

En este sentido, una de las respuestas más innovadoras de la industria no la está aportando ni Siri de Apple, ni Alexa de Amazon, ni Google. Lo hace una empresa vasca creada por Xabi Uribe-Etxebarria, que en junio dio un golpe sobre la mesa fichando a Tom Gruber, uno de los creadores de Siri. EL ESPAÑOL ha podido conocer de primera mano sus proyectos.

Para Uribe-Etxebarria, la clave es que el asistente de voz debe ser predictivo. “Hasta ahora lo que hacemos con los asistentes es básicamente preguntarle el tiempo, decirle que encienda la radio o insultarle, pero para eso no necesitamos un asistente, son cosas que ya pediríamos a un asistente real”.

Es por eso que, indica, “necesitamos que vaya mucho más allá, que me conozca muy bien mi contexto y que sea capaz de adelantarse a mis necesidades”. Esto se traduce en que el asistente de Sherpa.ai va mucho más lejos que Siri y Alexa, ya que permite discriminar mensajes y recordar qué correos electrónicos debo responder con mayor urgencia siempre que se lo indique.

“Es un paso muy importante”, dice el fundador de Sherpa.ai, ya que “pasamos de pedirle al asistente que ponga la radio o que lea noticias a que te sugiera qué música escuchar o que te recomiende noticias en función de tus intereses e incluso se anticipe a tus necesidades sin que se lo pidas”. Sherpa.ai logra analizar 100.000 parámetros por usuario para cumplir sus predicciones.

Protección de datos, protagonista

En medio de un aluvión de críticas por la seguridad de los asistentes de voz y el mea culpa de Google que se excusó por transcribir conversaciones de voz de sus clientes en aras de mejorar su sistema de traducción, Uribe-Etxebarria advierte que ellos no realizan ninguna de estas prácticas y que la seguridad y la protección de datos en sus clientes está por encima de todas sus estrategias se asegura en todos sus desarrollos.

“Las leyes europeas son mucho más restrictivas que las estadounidenses y las de otros países en cuanto a privacidad”. Y agrega que sus usuarios no deben temer porque el dispositivo que utilice Sherpa.ai les esté escuchando. “Eso no pasará”, dice.

¿El futuro? Hasta el momento, Sherpa.ai estaba enfocado al mercado residencial y el de las skills (aplicaciones), pero ahora ha girado hacia el mundo de las grandes corporaciones. El objetivo es convertirse en un asistente de voz de ‘marca blanca’ que se incorpore a otras compañías con personalizaciones ad hoc. De esta manera, ya han cerrado un acuerdo con Porsche y ultiman otro con una operadora de telecomunicaciones.

“Somos un asistente de marca blanca que cualquier empresa puede personalizar”, indica Uribe-Etxebarria. Por ejemplo, en el caso de los coches, Sherpa.ai puede generar el asistente de voz incorporado en el ordenador a bordo y en el de las telecos, ser el Siri o el Alexa propio de cada compañía.

En todo este proceso de reconversión, Sherpa.ai se seguirá apoyando en dos de sus pilares básicos: el idioma español y la voz masculina de su asistente de voz. En la compañía reconocen que tienen una gran ventaja comparativa al ser un asistente que ha nacido en nuestro idioma, aunque advierten que, si quieren internacionalizarse, como es su deseo, necesitan también incorporar otras lenguas.