Florentino Pérez, presidente de ACS, durante la junta general de accionistas de 2019.

Florentino Pérez, presidente de ACS, durante la junta general de accionistas de 2019.

Empresas

ACS frena la salida a bolsa de Zero-E ante el aluvión de ofertas recibidas por su filial de renovables

La división, que tendría una valoración cercana a los 2.000 millones de euros, ya cuenta con firmas que han presentado ofertas no vinculantes. 

Noticias relacionadas

El pasado mes de abril ACS anunció su intención de dar un paso al frente en el negocio de la energía. Una decisión por la que la compañía agrupó todos sus activos de energías renovables en la compañía Zero-E. En ese momento, la empresa abrió la puerta a sacar a bolsa un porcentaje significativo de esta división o a encontrar un socio industrial que le acompañara en esta nueva iniciativa. Medio año después, la segunda opción ha terminado por imponerse a la primera.

Ante el aluvión de ofertas, por el momento no vinculantes, que ACS ha recibido por su división de renovables, la compañía ha decidido descartar la salida a bolsa y centrarse en la venta de parte o de la totalidad de este negocio

En un hecho relevante remitido a la CNMV, ACS ha confirmado que "en el posible proceso de venta, en todo o en parte, de la filial de energías renovables, Zero-E, o de sus activos, se han recibido ofertas no vinculantes". Un anuncio con el que la compañía da pistoletazo de salida a un proceso en el que importantes jugadores del sector energético están dispuestos a participar.

Los rumores apuntan a que compañías como Endesa o la británica BP estarían interesadas en hacerse con una participación de la división de renovables de ACS. Desde el sector energético la respuesta deja la puerta abierta a todas las opciones. Fuentes este sector consultadas por este diario comentaron que "no hay nada en firme, pero estamos analizando todas las posibilidades".

Y es que, llegado este punto, la clave radica en saber si ACS venderá la totalidad de Zero-E o buscará un acompañante. Los primeros cálculos indican que Zero-E tendría una valoración inicial de 2.000 millones de euros. En el caso de buscar un socio, ACS estaría dispuesto a ceder una cifra cercana a la mitad del capital de la división.

¿Venta parcial o total?

Según los planes comentados en distintas presentaciones por dirigentes de la compañía de construcción y servicios, la lógica apunta a que la opción del socio industrial estaría más alineada con lo presentado. Aunque, ahora mismo, todas las opciones están sobre la mesa. 

Además de Zero-E, ACS anunció la creación de Eleia, su compañía comercializadora de luz. Según estaba previsto, la nueva filial de vendería la electricidad que produzca Zero-E, con el fin de aprovechar "el importante crecimiento y cuota de mercado" alcanzado por este tipo de compañías.

Eleia pretende conseguir en cinco años 100.000 clientes particulares, 50.000 pequeñas empresas y 100 grandes clientes. De cumplirse estos objetivos, la compañía añadirá una facturación anual de 1.200 millones de euros a sus cuentas y entrará dentro de las 10 comercializadoras más importantes del mercado.

Así las cosas, se abre un periodo en el que los despachos de ACS entrarán en total ebullición. El gran interés que acumula el sector de las renovables sumado a las intenciones mostradas hasta el momento por diferentes compañías hacen presagiar una disputada puja por unos activos estratégicos para los planes de ACS en el sector de la energía.