Está usted en su casa, en un día no laborable. Está comiendo con su familia y, de pronto, le llega una notificación al móvil. Es un mensaje de voz en WhatsApp de un compañero de trabajo. No puede conocer lo que quiere sin abrirlo, y como no sabe si es por una cuestión importante de trabajo, decide alejarse momentáneamente de su familia para escucharlo.

Noticias relacionadas

Esta es una situación cada vez más común entre los profesionales españoles. El motivo es que la citada aplicación de mensajería instantánea se está extendiendo como una herramienta de comunicación interna en las empresas de ámbito nacional e internacional, tanto con grupos entre departamentos o proyectos como con conversaciones individuales entre compañeros.

El problema es que, por muy cómodo y sencillo que resulte utilizar este sistema en las empresas y entre sus empleados, tiene muchas desventajas que muchos de estos usuarios desconocen por completo o no le dan la importancia que realmente tienen: problemas de seguridad, falta de desconexión fuera del tabajo,...

Para solucionar estos perjuicios, se han desarrollado numerosas aplicaciones y servicios. Uno de estos tiene acento español: Noysi. Héctor Castillo es el creador de esta plataforma que ofrece a las empresas una manera eficaz y segura de gestionar sus comunicaciones.

Usuario de Slack

La historia de Noysi comienza en 2014, cuando Héctor Castillo utiliza por primera vez Slack, una de las plataformas que buscan dar servicio de comunicación interna a las empresas. Sin embargo, el creador de Noysi detectó los fallos que su competidora tenía para compañías de más de 400 empleados, además de cierta falta de seguridad.

Tras descubrir estos errores, analizó el mercado hispanoamericano en busca de una herramienta semejante, pero no encontró nada parecido. Con esta falta de competidores directos y con el éxito de Slack, decidió crear él mismo una plataforma que ofreciera el mismo servicio que ésta.

Castillo tuvo claro desde los inicios de su proyecto que quería ofrecer un servicio mejor y más completo que su competidor americano, y que quería también ofrecer un precio más competitivo.

Para ello, dedicó los primeros tres años y medio de vida de su empresa a la creación de protocolo para reducir el importe de su servicio en un 50% sin consumir recursos de servidor, y poder brindar más funcionalidades a mejor precio. En estas tareas han invertido 1,5 millones de euros

"Nuestro servicio tiene un coste de entre dos y cuatro euros, mientras que el de Slack es de ocho euros", explica Castillo. "Además, nosotros somos más que un servicio de mensajería instantánea", concluye.

Así, mientras que aplicaciones como Slack sólo permiten el envío de mensajes y el almacenamiento de los mismos, Noysi ofrece espacio ilimitado de almacenamiento, mensajería cifrada, videollamada segura y gestión de tareas, además de ser escalable en cuanto a número de usuarios.

Seguro y a medida

Para estar completamente seguro de que su producto funcionaba como él tenía pensado, regaló sus servicios a 2.200 empresas con más de 75.000 empleados para comprobarlo. La prueba fue exitosa a todos los niveles, incluido el de escalabilidad.

Pero no sólo le dan importancia a la escalabilidad, sino que la seguridad de sus clientes tiene tanta o más. Es por esto que, además de exigir a los usuarios un correo electrónico para verificar que son quienes dicen ser, tienen hasta 14 puntos adicionales que les ayudan a que no existan fallos de seguridad.

En esta línea, ellos no trabajan con cookies ni con URLs. Para los documentos y archivos, Noysi tiene un sistema particular que permite su envío y gestión de una forma totalmente segura e interna, sin recurrir a sitios externos que permitan el acceso a terceros.

Tampoco almacena ningún tipo de archivo o conversación en los dispositivos o terminales desde los que se accede a la aplicación, sino que todo queda registrado en la nube y sólo puede accederse desde el propio sistema.

Otra de las ventajas que ofrece Noysi es que se adapta a las necesidades concretas de la empresa a la que sirven. "Nuestro servicio es a medida de las compañías para las que trabajamos, hacemos nuestros proyectos a medida", explica Castillo.

En relación con esto, Noysi permite el trabajo entre empleados de diversas compañías. Si otra empresa también utiliza este software, se pueden crear grupos entre empleados de ambas corporaciones, sin dar acceso al resto de información a los trabajadores ajenos.

Con un sistema eficaz y que interesa a varias empresas, Héctor Castillo tiene claro que es el momento de dar pasos hacia delante. El protocolo ya está muy desarrollado y resulta asequible para las empresas del ámbito hispanoamericano.

Recientemente, han cerrado una ronda de inversión de 400.000 euros, con la intención de continuar con el crecimiento y perfeccionar definitivamente el desarrollo. En cuanto a la expansión internacional, la ruta ya está trazada: quiere otra ronda de inversión en 2020 para llegar a 14 países.