Ferrovial y Renault han tenido que salir al rescate de Zity, la empresa de carsharing que ambos comparten en Madrid. El pasado mes de diciembre tuvieron que inyectar en la sociedad dos millones de euros para restablecer su equilibrio patrimonial. Una operación que le permite seguir funcionando, pese a que el ejercicio 2018 cerró con unas pérdidas de 2,7 millones de euros.

Noticias relacionadas

La aportación de capital se hizo mediante una operación por la que se compensaron las pérdidas acumuladas (775.000 euros el año anterior) a través de la aplicación de la prima de asunción y reduciendo el capital social a cero. Tras este movimiento, Ferrovial y Renault inyectaron 3.000 euros a la sociedad, con una prima de asunción de 1,9 millones de euros. Es decir, que se sitúa el capital social de Zity en algo más de dos millones.

¿Qué es la prima de asunción? Según explica en sus cuentas la propia empresa, se trata de “reservas de libre disposición, no obstante, sólo podrán repartir dividendos si el valor del patrimonio neto contable no es cero o si, a consecuencia del reparto, no resulta ser inferior al capital social” de la compañía.

Fuentes cercanas explican que se trata de un movimiento lógico en un start-up que lleva poco más de año y medio funcionando. Durante el último ejercicio, Zity logró unos ingresos de 4,6 millones de euros. Esto supone que cada uno de los 500 coches eléctricos que componen la flota facturó 26 euros al día o 9.362 euros anuales.

Las cuentas del Registro Mercantil, a las que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, reflejan cómo la sociedad gastó 3,4 millones de euros en alquileres. En concreto, en la flota de vehículos y dos naves en las que se desarrolla la actividad de la compañía. Ahora bien, los gastos operativos alcanzan los 6,2 millones de euros.

Estamos ante el primer ejercicio completo de Zity, cuya sociedad fue fundada en octubre de 2017. Los resultados llegan en un momento clave para la compañía, ya que acaba de implementar las nuevas tarifas dinámicas. Es decir, que varían en función de la demanda.

En concreto, los precios de Zity a partir de ahora oscilan entre los 21 céntimos y los 31 céntimos de euro, en función de la demanda del servicio. Con la nueva tarificación sigue la estela de otros competidores como Car2go, que ya han implementado este sistema de cobro a sus clientes. El objetivo es “favorecer la disponibilidad de los vehículos entre sus usuarios”, explica la compañía.