Michael Swelham, uno de los turistas británicos afectados por la quiebra de Thomas Cook.

Michael Swelham, uno de los turistas británicos afectados por la quiebra de Thomas Cook.

Empresas TURISMO

Michael, atrapado por Thomas Cook en Menorca: "Llevamos toda la mañana aquí y no sabemos nada"

La quiebra de la británica Thomas Cook, el turoperador más antiguo del mundo, ha dejado atrapados a 600.000 turistas en todo el mundo.

Noticias relacionadas

Largas colas. Salas de espera colapsadas. Cientos de vuelos cancelados. Miles de turistas se aglutinan en los aeropuertos de las Islas Canarias y las Baleares, esperando para volver a casa después de sus vacaciones. Todo ello, por la quiebra de Thomas Cook.

Uno de los miles de afectados que permanecen en España es Michael Swelham, un ciudadano británico que se encuentra ahora en el aeropuerto de Menorca. El viajero ha grabado varios vídeos en los que se puede observar a sus compatriotas esperando a que se resuelva su situación y puedan volver a casa.

"Hemos llegado al aeropuerto a las siete de la mañana, y después de una espera de más de seis horas aquí (toda la mañana) y seguimos sin saber nada sobre nuestra situación, todo sigue exactamente igual", explica Swelham, en unas declaraciones a EL ESPAÑOL.

Pese a lo "frustrado" que dice que se siente el viajero británico, asegura que tanto él como el resto de afectados que se encuentran en Menorca están "manteniendo la calma" mientras aguardan a que este problema se solucione.

Fin a 178 años

La turoperadora Thomas Cook es la empresa de viajes más antigua del mundo, puesto que opera desde hace ya 178 años. Ahora, ha decidido iniciar un proceso de administración concursal con vistas a su liquidación tras no lograr los 226 millones de euros que debían ser inyectados para poder garantizar las operaciones a corto plazo.

Una quiebra que deja a unos 600.000 turistas atrapados temporalmente en sus destinos vacacionales, después de que el último avión de la compañía aterrizara en la mañana de este martes en el aeropuerto de Manchester.

La quiebra de Thomas Cook deja a 600.000 turistas atrapados.

"Es un tanto desesperante, pero viéndolo con perspectiva, el mayor de los perjuicios no es el que estamos sufriendo los clientes, sino los empleados de la compañía, que ahora se quedarán sin trabajo. Lo siento por ellos", se lamenta Swelham.

En total, Thomas Cook empleaba a 22.000 personas en todo el mundo, de las que 9.000 estaban en el Reino Unido. Ahora, como dice Michael Swelham, "sólo queda esperar" para ver cómo se soluciona esta problemática.