Sede de Legálitas, en una imagen de archivo.

Sede de Legálitas, en una imagen de archivo.

Empresas LABORAL

Legálitas se compara con Netflix y trata y paga a sus abogados como si fuese un cine de barrio

El despacho de abogados remunera con entre dos y tres euros por consulta a sus 150 letrados externos.

Noticias relacionadas

"Queremos ser el Netflix de los abogados". “¿Por qué elegir entre series o películas cuando lo puedes tener todo?”. La frase es de Luis del Pozo, consejero delegado de Legálitas, en una entrevista concedida hace un año, haciendo una analogía entre el mercado audiovisual que revolucionó la plataforma en streaming y su proyecto para triunfar en los despachos de abogados.

En efecto, Legálitas ha apostando por una estrategia completamente diferente: servicios legales por una tarifa plana de veinte euros al mes para consultas ilimitadas, de cualquier tema y con una atención 24 horas en caso de urgencia. Un chollo para cualquier usuario que ha impulsado a la compañía a ser una de las que más ha crecido en España en los últimos años.

Sin embargo, lo que Del Pozo -ex directivo de la operadora de telecomunicaciones Jazztel- no dijo en esta entrevista en Expansión fue la estructura laboral que utiliza Legálitas, abonada a los bajos costes laborales y pagando a sus abogados externos, entre dos y tres euros por consulta. Hablamos de 150 'colaboradores' que se suman a los 250 letrados contratados formalmente por la empresa.

Unas remuneraciones que, si seguimos la analogía con Netflix, corresponden más a un cine de barrio donde las entradas cuestan entre dos y cinco euros, que con los de una compañía audiovisual que destinó 10.800 millones de euros a comprar contenido original, tras facturar 14.000 millones. En cambio, el coste de personal de Legálitas fue de 11,6 millones de euros en 2017 -26.400 euros de media salarial- tras facturar más de 40 millones.

Luis del Pozo, CEO de Legálitas.

Luis del Pozo, CEO de Legálitas.

Con esta fórmula, la compañía fundada por Alfonso Carrascosa se ha colado en el top ten de los despachos que más facturan en España. Ingresó 14,6 millones de euros -según sus cuentas de 2017 remitidas al Registro Mercantil- y los ya referidos 40 millones si se incluye su área de seguros. 50 millones en 2018 según previsiones de la compañía. Todo gracias a su apuesta de sustituir la tradicional visita al abogado de turno por una simple llamada de teléfono y solo algunos minutos de gestión.

¿Cuál es el secreto del éxito? Desde la compañía se apunta a la optimización de las consultas gracias a un sofisticado software que logra gestionar hasta un millón de servicios al año, además del buen hacer de sus abogados que gestionan en poco tiempo consultas que de la manera tradicional les quitarían horas de trabajo.

Reducidos costes laborales

No obstante, las denuncias de trabajadores externos apuntan a los costes laborales en los que incurre la empresa, lo que les permite tener un gran número de profesionales trabajando a la vez y recortar los tiempos de espera, pero a costa de realizar pagos muy reducidos por consulta realizada.

Algunos de estos trabajadores -que directamente acusan a Legálitas de precarizar el trabajo de los abogados- indican que el despacho paga entre dos y tres euros por consulta y que en sus contratos de arrendamiento de servicios (contrato mercantil) se establece una producción media diaria de entre 14 y 18 consultas. Estamos hablando de 42 euros al día si se cumple este planning, 210 a la semana y 840 al mes. Los gastos de seguridad social, IRPF e IVA corren por cuenta del trabajador como en todo contrato mercantil.

Alejandro Carrascosa, fundador de Legálitas.

Alejandro Carrascosa, fundador de Legálitas.

Desde Legálitas se defienden indicando que estos ingresos son un complemento para estos abogados externos, a los que se recurre solo en momentos de picos de consultas, como el comienzo de la campaña de Renta o durante la temporada de divorcios, tras el final del verano. De hecho, señalan que no se firma ningún contrato mercantil sin que el abogado acredite que tiene otros ingresos y otros trabajos.

También advierten que la media de trabajo de estos abogados es de unas tres consultas por hora, las que suelen tener una duración de diez minutos “Si la consulta dura un minuto y medio la pagamos igual”, dicen desde la compañía.

150 abogados externos

Agregan que el 95% de las consultas se resuelve de manera extrajudicial, lo que les alivia mucho más trabajo a los abogados externos, y que el 5% restante que sí se judicializa se deriva a 277 despachos de asesoría con los que trabajan, quitando tarea también a estos letrados externos.

Legálitas señala que los externos -unos 150 frente a su plantilla total de 500 personas, de los cuales la mitad son abogados- se dedican solo a responder consultas. En el caso de los escritos, los elaboran en base a unos documentos tipo que les facilitan desde Legálitas, "lo que hace que pierdan menos tiempo".

Se niegan a aceptar las acusaciones de fomentar el "trabajo precario" y de mantener una plantilla low cost de letrados ya que, según indican, quien cumpla con las horas estipuladas puede tener un buen complemento a su salario. Además, agregan que estos abogados externos conocen perfectamente las condiciones del trabajo cuando firman sus contratos mercantiles, donde se estipulan los pagos y las horas que pueden hacer. “No somos un despacho tradicional”, indican.

No obstante, si hacemos el cálculo, para que un abogado externo de Legálitas tenga un complemento de entre 800 y 1.000 euros al mes, debe trabajar una media de cuatro horas al día. Si consideramos que una jornada laboral es de unas ocho horas, este ‘complemento’ les absorbe la mitad de su jornada o un extra de carga de trabajo del 50% al día. Es difícil pensar en un abogado trabajando doce horas, todos los días, si además incluimos el tiempo para comer, desplazarse o dormir.

1.700 euros de media a los fijos

Un complemento que -considerando las mencionadas cuatro horas durante cinco días a la semana- puede llegar a unos 10.000 o 12.000 euros brutos, muy lejos de lo que se paga en el sector. Desde Legálitas indican que estos abogados externos tienen que tener como mínimo cinco años de experiencia, lo que indica que no hablamos de becarios ni de profesionales con experiencia mínima.

Según un informe de Signium y el IE Law School publicado en febrero de este año, sumando siempre el salario fijo y variable anual, los becarios de un despacho nacional cobran de media 13.677 euros, frente a los 13.134 de una firma internacional y los 13.533 de EY, PwC, Deloitte y KPMG.

Respecto a los juniors, las firmas nacionales pagan de media 37.181 euros, las internacionales 38.059 euros y las Big Four 33.763. En cuanto a los asociados, sus retribuciones se mueven en los 58.183 euros en despachos nacionales, 63.204 euros en los internacionales y 48.318 euros en alguna de las grandes del sector.

Frente a estas cifras, en Legálitas indican que pagan una media de 1.700 euros al mes a su plantilla fija de abogados, lo que eleva el salario anual a 32.000 euros brutos “por encima de la media del sector”, indican en la compañía.

Si nos vamos a sus cuentas, el coste de personal en 2017 fue de 11,6 millones de euros y la plantilla declarada por la sociedad Legálitas Asistencia Legal SL fue de 323 trabajadores fijos y otros 116 no fijos.

Esto arroja una media de 26.423 euros de salario bruto anual por cada uno de sus 439 trabajadores. El Netflix de los abogados está muy lejos del Netflix de verdad que, por ejemplo, paga 50.665 euros a un supervisor de servicio al cliente y 79.363 euros aun asistente ejecutivo.