LAS SIETE Y MEDIA

Francisco González, expresidente del BBVA junto a Emilio Ybarra tras la fusión con Argentaria.

El PNV ajusta cuentas con FG en la televisión vasca en su intento por volver a BBVA

Quiso el destino que la muerte de Emilio Ybarra (17 de julio de 2019) y la salida de Francisco González de BBVA (31 de diciembre de 2018) casi coincidieran en el tiempo. En la tierra en la que su familia lloró su muerte, las heridas por lo que representó su salida del banco siguen abiertas.

Hasta el punto de que el ex consejero delegado de la entidad, Pedro Luis Uriarte, aprovechó un In Memoriam dedicado a Ybarra en El País para recordar que el edificio de 18 plantas que un día albergó la sede operativa de BBV en Bilbao "está ocupado ahora por un almacén de ropa barata".

Entre las fortunas de Neguri y la burguesía del PNV hay diferencias. Pero el deseo de que BBVA pierda su A (de Argentaria) es compartido. La cruzada ha comenzado y para acercar la causa a la opinión pública, un reportaje de investigación de la televisión pública vasca ETB2 presentará en la noche de este domingo lo que en el mundo financiero ya se califica como "la versión extraoficial de Andoni Ortuzar" sobre BBV...A.

El reportaje de investigación se emite en un momento de debilidad de la actual cúpula del banco por la imputación formal de BBVA como persona jurídica en la investigación del juez Manuel García-Castellón. Un juez al que se le acumulan las causas (también es instructor de Púnica) y que podría volver a verse obligado a retrasar la declaración del banco como persona jurídica, prevista para el 10 de octubre.

Se comenta, cada vez con más fuerza, cómo ese flanco débil de la presidencia de Carlos Torres ha animado al PNV a pergeñar un posible movimiento táctico para volver a tener un consejero vasco en el banco (quién sabe si a través de Kutxabank) en caso de que las próximas elecciones, el momento político acompañe.

Consciente de esas aspiraciones, Torres habría colocado ya el pasado agosto a un hombre de simpatía para el partido vasco, Álvaro Aresti, al frente de su filial Distrito Castellana Norte (DCN) con el fin de buscar aliados entre los enemigos de su antecesor en el cargo.

Esa estrategia del PNV para que Bilbao vuelva a tener fuerza en BBVA contaría con el apoyo de algunas de las familias de Neguri y del entorno del fallecido Emilio Ybarra.

"La banca hoy en día no es un negocio rentable", afirman fuentes conocedoras de la situación del banco. Sin embargo, el regreso al consejo del banco azul es algo más que una cuestión de dinero en Getxo.

Torres habría colocado ya a un hombre de simpatía para el partido vasco, Álvaro Aresti, al frente de su filial DCN

Todo ello ocurre con el proceso judicial como telón de fondo. Un proceso en el que Neguri también se ha personado a través de la demanda de José Domingo Ampuero (nieto de uno de los fundadores de Banco de Bilbao) por las escuchas supuestamente encargadas por el banco a Cenyt.

El contenido avanzado estos días sobre el programa que dirige y presenta este domingo Edier Hurtado cuenta la historia de FG y BBVA desde la perspectiva de una supuesta "centralización" del banco acometida bajo la sombra del Gobierno de José María Aznar.

J. Villalonga, Miguel Blesa, J. Mª Aznar, Manuel Pizarro, Álvaro Aresti, Andoni Ortuzar.

J. Villalonga, Miguel Blesa, J. Mª Aznar, Manuel Pizarro, Álvaro Aresti, Andoni Ortuzar.

Con testimonios de periodistas y empresarios, se narra cómo detrás de la operación de Aznar de colocar al frente de BBVA a FG se encontraba el deseo de "quitarle la sede vasca a un banco tan importante". Un plan puesto en marcha en un momento en el que el Gobierno del PP colocó a sus hombres de confianza -Manuel Pizarro, Miguel Blesa o Juan Villalonga- al mando de las grandes empresas privatizadas del país.

"El contenido del programa no es muy equilibrado", se quejan en el entorno del expresidente gallego de BBVA. Tanto es así que aparece una entrevista con Luis del Rivero (presunta víctima de las escuchas) en la que pide perdón a los gangsters por compararlos con FG.

Se narra cómo detrás de la operación de Aznar de colocar al frente de BBVA a FG se encontraba el deseo de "quitarle la sede vasca a un banco tan importante"

También se aborda la teoría de que el incendio de la Torre Windsor pudo ser provocado, por el propio Villarejo, con el posible objetivo de quemar documentación de Francisco González pedida por la Fiscalía.

No sorprende el contenido, dado el rechazo que la figura de FG genera en el País Vasco. Aunque el banquero gallego siempre mostró en público su defensa del origen vasco de BBVA, en privado fueron muchos los episodios que le alejaron de Bilbao en unos años en los que, todo hay que decirlo, puso la mirada en la internacionalización de la entidad.

En el repaso a la historia de FG y el destierro vasco, el reportaje de la televisión pública vasca también se detiene en los fondos de Jersey -claves para la salida del llamado clan de Neguri del banco-. Se cuenta en ETB2 cómo González "actuó con rigor" al destapar los fondos, aunque esa transparencia le sirvió también para encontrar el tendón de Aquiles de sus rivales.

Un total de 22 consejeros del banco contaban con fondos de pensiones por un monto superior a 19,2 millones de dólares y el escándalo le permitió echar del banco a todos los consejeros que representaban al País Vasco en la entidad. Casi 20 años después, con otro escándalo en ciernes, en Bilbao se pelea para que al menos alguno de ellos vuelva.